Tecnología

Más del 64% de los bancos sufrió un ataque DDoS en 2012

Escrito por Miriam Castellanos

Más de dos tercios de los profesionales de TI y responsables de seguridad de lso bancos informa que han sufrido un ataque DDoS, en los últimos 12 meses.

Más de dos tercios de los profesionales de TI y responsables de seguridad de entidades bancarias informa que han sufrido, cuanto menos, un ataque por Denegación de Servicio Distribuido (DDoS) en los últimos 12 meses.

Estos son los datos que se desprenden del estudio dirigido por Independiente Ponemon y encargado por el fabricante de sistemas de defensa, Corero Network Security, sobre una muestra de 650 profesionales de seguridad de 351 bancos mundiales.

El 78% de los encuestados se muestra convencido de que el número de ataques DDoS se mantendrá o aumentará significativamente en 2013. Esto significa que las entidades bancarias siguen siendo vulnerables ante ataques cibernéticos que podrían dar lugar a tiempos de inactividad y a datos comprometidos.

A pesar de reconocer que la amenaza de ataques DDoS no está disminuyendo, la encuesta descubre que los bancos continúan apoyándose en tecnologías de seguridad tradicionales, como los firewalls. “Muchas compañías piensan que los firewalls tradicionales pueden ofrecer protección perimetral contra exploits DDoS y Zero-Day, cuando la realidad es que estos dispositivos no fueron diseñados para ello, por lo que los ataques siguen llegando”, explica Marty Meyer, Presidente de Corero.

Junto con el uso de tecnologías de seguridad inadecuadas y desfasadas, los bancos citan la falta de recursos humanos como otro motivo de su vulnerabilidad. El 50% menciona la falta de personal y de conocimientos técnicos como uno de los obstáculos principales para hacer frente a los ataques DDoS.

Además, el Dr. Larry Ponemon, presidente y fundador del Instituto Ponemon, aclara que “cuando el ataque se produce, el tiempo y los esfuerzos del personal de TI están dedicados a tratar el problema en lugar de a gestionar otras operaciones de TI o prioridades de seguridad. Esta situación deja a las entidades financieras abiertas a ataques más peligrosos que pueden comprometer aún más su infraestructura”.

Foto cc Anonymous Account

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos