Salud Tecnología

Madrid, París y Ciudad de México prohibirán los diésel en 2025

paris
Escrito por Alexandre Lázaro

Grandes capitales de todo el mundo se están poniendo manos a la obra para reducir las emisiones de CO2 y la circulación de coches diésel.

El cambio climático y la baja calidad del aire que respiramos día a día es uno de los grandes problemas del siglo XXI. Para luchar contra todo esto, los alcaldes de Madrid, París y Ciudad de México se han comprometido a prohibir la circulación de vehículos diésel para el año 2025.

En la Cumbre de los alcaldes C40: Ciudades liderando acciones climáticas que está teniendo lugar en la capital mexicana esta semana, los regidores de las grandes ciudades del mundo han analizado los problemas del aire de que tienen sus urbes y han decidido tomar cartas en el asunto.

Anne Hidalgo, alcaldesa de París, es una de las mujeres más comprometidas con este problema en todo el mundo, desde que llegó al consistorio parisino no ha parado de tomar medidas para atajar los límites de contaminación del aire de la ciudad, que superan en un 80% lo recomendado por la OMS. Por ello, ha cerrado el tráfico en algunas arterias secundarias y ha promovido el uso del transporte público y las nuevas tecnologías, haciéndolo uno de los más eficientes del mundo.

Manuela Carmena también está concienciando a los madrileños de los problemas de contaminación que padece la urbe. Por ello ha reducido la velocidad a 70 km/h en la mayor parte de la M-30 los días en los que hay un exceso de polución en el aire y planea hacerlo en toda la carretera a partir de 2017.

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, aseguró que: “El cambio climático es algo que se tiene que atender con responsabilidad y aquí estamos refrendando los compromisos que hicimos en la reunión de París”.

Es necesario reducir las emisiones de CO2 que llegan a la capa de ozono y mejorar la calidad del aire de las grandes urbes que al fin y al cabo es dónde vive la mayoría de la gente y para ello, propuestas como la de eliminar la circulación de coches diésel pueden ayudar mucho a frenar todo esto.

 

Sobre el autor de este artículo

Alexandre Lázaro