Tecnología

MacBook Pro Retina 13: potencia comprimida

MacBook Pro retina 1306
Escrito por Daniel de Blas

En TICbeat hemos podido probar a fondo el modelo más económico de los nuevos MacBook Pro Retina de 13 pulgadas, lo que nos ha permitido valorar en que situación se encuentra hoy la oferta más asequible de portátiles profesionales de la compañía de Tim Cook.

Apple ha renovado recientemente su familia de portátiles profesionales MacBook Pro Retina de 13 y 15 pulgadas. Aunque el cambio más importante de esta actualización es la mejora de las configuraciones base, en TICbeat hemos podido probar el modelo más económico de los nuevos MacBook Pro Retina de 13 pulgadas, lo que nos ha permitido valorar en qué situación se encuentra hoy la oferta más asequible de portátiles profesionales de la compañía de Tim Cook. Como veremos, la conclusión principal es que Apple tiene, seguramente, el portátil profesional de entrada de gama más caro del mercado, pero es, ya en esta configuración, una verdadera estación de trabajo comprimida en una carcasa de ultraligero capaz de afrontar cualquier tarea.

MacBook Pro retina 1305

Por fuera

El diseño de los MacBook Pro Retina no ha cambiado en las últimas generaciones de producto, pero no deja de ser extraordinario. No es el portátil más delgado o ligero de Apple, pero con 1,5 kilos de peso y un grosor de 1,8 cm es casi como un MacBook Air (el modelo de 13 pulgadas pesa 1,3 kilos y tiene un grosor de entre 0,3 y 1,7 cm) y lo puedes coger con una mano desplegado desde la base y sujetarlo sin problemas. Además, como todos los portátiles de Apple, está fabricado con una carcasa de aluminio esculpido que le da una gran rigidez al conjunto y la construcción es sencillamente impecable.

MacBook Pro retina 1311

No hay una holgura ni un solo elemento que no se vea perfectamente medido y pensado: la fuerza de la bisagra está calculada para que puedas levantar la pantalla con un dedo con suavidad, la pantalla es muy delgada pero la curvatura de la carcasa la hace tremendamente rígida y la puedes sujetar con fuerza sin que se doble en absoluto o parezca sufrir, y los conectores, las rendijas de ventilación, o las salidas para los altavoces están elegantemente ocultas e integradas en el diseño. Si, leyendo estas líneas, alguien piensa que la descripción es exagerada, lo mejor es que vaya a una tienda Apple o gran superficie y compruebe como están construidos los MacBook Pro Retina, ya que son realmente un alarde de ingeniería.

MacBook Pro retina 1303

Otro asunto es el controvertido uso del aluminio que Apple emplea en casi todos su productos. Evidentemente, se trata de un material ligero, resistente y que aguanta muy bien el paso del tiempo si se trata con cuidado, pero es también un material maleable y poco elástico, lo que significa que, cuando un MacBook sufre una caída, es probable que sufra un daño como una abolladura difícil de esconder, de manera que no hay más solución que llevar siempre que puedas el portátil en una funda acolchada y tratarlo con cuidado a la hora de transportarlo.

MacBook Pro retina 1313

El teclado del portátil es de tamaño completo, con teclas de color negro, pero, por suerte, cuenta desde hace tiempo con retroiluminación, lo que hace que teclear a oscuras no sea un problema. El tacto del teclado (de tipo “chiclet” como acostumbran la mayoría de los fabricantes en los últimos años) es muy cómodo y sólo tiene el problema de que el borde del portátil es algo afilado y en según que situación puede ser incómodo al chocar con las muñecas o el antebrazo. Así, si vas a teclear muchas horas en una mesa un poco más alta de lo conveniente, quizá es mejor que busques una de esas almohadillas para apoyar los antebrazos que se colocan delante del teclado.

Gestos TrackPad MacBook 13 retina

Por otro lado, el grandísmo tráckpad de vidrio es una de las mejores cosas que tienen los portátiles de Apple, no sólo por su tamaño, sino porque, además de poder hacer clic en toda su superficie o hacer “tap” (es decir, tocar en vez de pulsar) es multitáctil y admite la mayoría de los gestos que haces una tableta, como la pinza para ampliar, o el giro con dos dedos para rotar, el deslizamiento con dos dedos para avanzar o retroceder en las páginas de un navegador o un documento, o el deslizar con tres dedos hacia arriba para desplegar el llamado “Mission Control” (que muestra los distintos escritorios o ventanas abiertos para acceder a ellos rápidamente).

MacBook Pro retina 1304

Sin posibilidades de ampliación

La ingeniería de Apple es, sin duda, una de las más avanzadas y astutas, pero uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que a Apple no le gusta que nadie toque el interior de sus máquinas más allá del servicio técnico. Así, los MacBook Pro Retina van cerrados totalmente en su parte trasera con os habituales tornillos especiales en forma de estrella que usa Apple y en su interior no existe un solo elemento que pueda actualizar el usuario. Así, la RAM va soldada en la placa y, aunque el módulo SSD  (el disco de estado sólido) podría ser cambiado por un usuario con una mínima destreza, a día de hoy no existen módulos de remplazo (aunque en el futuro podría haberlos de fabricantes como Trascend que los ofrecen para generaciones anteriores).

MacBook Pro retina 1314

Conexiones

En el apartado de la conectividad, los MacBook Pro Retina mantienen una excelente selección de puertos y conexiones, a pesar de ser portátiles muy delgados. En el modelo de 13” tienes dos conexiones Thunderbolt para periféricos de alta velocidad o pantallas, una salida HDMI para una pantalla o televisor, una ranura para tarjetas SD, dos puertos USB 3.0 y la habitual salida de auriculares con micrófono, soporte para manos libres y que también puede servir de entrada y salida de audio digital. Además, en uno de los laterales, el portátil tiene doble micrófono para poder realizar labores de reducción de ruido y sobre la pantalla tienes la ya habitual cámara FaceTime HD para llamadas de vídeo o para grabar vídeo podcasts.

MacBook Pro retina 1302

El conector de alimentación, como ya nos tiene acostumbrados Apple, es el sistema magnético Magsafe que es reversible y permite que esté se desconecte sin afectar al conector o llevarse el portátil por delante ante un eventual tirón del cable. En esta lista, quizá haya quien haya echado en falta el conector Ethernet para redes locales que Apple ya no incluye en sus portátiles, aunque si necesitas obligatoriamente esta conexión puedes adquirir por 30 euros un adaptador USB a Ethernet de la propia Apple para conectarte a la red local de tu empresa o en tu hogar. Por supuesto, lo que si tienes es la conexión inalámbrica Wi-Fi más avanzada 802.11 ac, además de Bluetooth 4.0.

MacBook Pro retina 1315

La pantalla

Como la mayoría de los usuarios sabe, los MacBook Pro retina incorporan una pantalla de alta densidad que permite que la vista (a una distancia normal) no distinga los puntos de los elementos que se muestran. El modelo de 13 pulgadas cuenta con una pantalla con resolución  de 2.560 por 1.600 píxeles, con una densidad de 227 puntos por pulgada y con tecnología IPS (el mismo tipo de panel que usa en los iPad e iPhone). El brillo, contraste, ángulo de visión de la pantalla y su correspondencia de color son excelentes, lo que significa que puedes usar el portátil para tareas en los que la imagen sea crítica como la edición de fotografías o vídeo. Por supuesto, en exteriores con mucha luz, la visibilidad baja de manera significativa como en cualquier pantalla de un smartphone o tableta, pero aún así podrás usar el ordenador, siempre que tengas en cuenta que no es lo más adecuado.

MacBook 13 retina modos pantalla

Además de la propia resolución y calidad del panel, hay un segundo elemento interesante y es que el sistema operativo permite en los MacBook Pro Retina adaptar la resolución que deseas usar en la pantalla. Así, puedes asignar un modo “puro retina” en el que se muestra la misma imagen que en una pantalla de 13 pulgadas normal con una resolución simulada de 1.280 por 800 píxeles (aunque con el doble de detalle), o distintos modos en los que los elementos se muestran más pequeños, hasta un modo en el que ves una imagen muy similar a la que tienes en una pantalla de 27 pulgadas, aunque evidentemente mucho más reducida. La pregunta que alguno puede hacerse es para qué puede servir este modo, y la respuesta es sencilla: cuando tienes que usar aplicaciones profesionales que usan muchas paletas o herramientas en pantalla como Final Cut X, Logic X, Photoshop, etc. Con estos programas, en ocasiones es preferible colocarse un poco más cerca de la pantalla y forzar la vista a cambio de tener una superficie más cómoda para trabajar con una interfaz muy abigarrada de ventanas, paletas y herramientas. Después, cuando vayas a trabajar en tareas más ligeras o programas más sencillos, puedes asignar un modo de visualización que muestre los elementos más grandes para no tener que forzar la vista o colocar tan cerca la pantalla.

MacBook Pro Retina 13: Rendimiento

En lo que respecta al rendimiento, incluso siendo el modelo más económico de la gama, con procesador Core i5 a 2,6 GHz y 8 GB de RAM, el MacBook Pro 13 es un ordenador con potencia de sobra para cualquier trabajo habitual de un portátil e incluso mucho más allá, ya que, gracias a su generosa dotación de RAM y su disco SSD, puedes llevar a cabo con fluidez trabajos de edición de vídeo con calidad Full HD, sonido multipista, o edición de fotos que hasta hace poco requerían de ordenadores como los iMac de gama media o superior o incluso los potentes MacPro. En las pruebas de rendimiento con aplicaciones como NovaBench obtuvimos un índice de 706 puntos, pero muy penalizados por el sistema gráfico en placa. Así, el MacBook Pro Retina Core i5 iguala o supera fácilmente a un iMac de 27 pulgadas con Core i5 a 2,8 GHz y 16 GB de RAM de hace algunos años. En algunos aspectos, como la velocidad de disco las diferencias son abismales a favor del MacBook Pro por su unidad SSD, en tareas que afectan a la CPU están más o menos a la par (tanto en operaciones con enteros como en coma flotante) y tan sólo en rendimiento de la GPU el portátil está por debajo al no incorporar un sistema gráfico separado.

Rendimiento MacBook 13 retina

La prueba de fuego para el MacBook Pro no ha sido otra que un viaje de cinco días en el que el portátil de Apple debía servir, además de para tareas habituales como conectarse a Internet, o usar el correo y redes sociales; para crear y editar textos y fotografías para su publicación web. Sin embargo, la prueba más dura era que el MacBook Pro tenía que servir para editar vídeos con la máxima calidad con el programa para edición de vídeo Final Cut, incluyendo proyectos con múltiples pistas de audio y vídeo, transiciones y correcciones de color. Todo ello debía además ser codificado en el mínimo tiempo para así publicarse en el mismo día con calidad Full HD 1.080p.

MacBook Pro retina 1308

Para ello, como hemos comentado, tuvimos que seleccionar la opción de máxima resolución de la pantalla, que permite contar con más elementos en pantalla (aunque más pequeños, claro) como paletas de herramientas o ventanas y que resulta ideal para usar programas como Final Cut. La única incomodidad es en este caso que tendrás que volcarte el portátil algo más cerca de la vista, pero lo más impresionante es que, más allá de eso, en todo momento tienes la sensación de estar trabajando con una estación de trabajo y no un portátil. Y es que el MacBook Pro retina de entrada de gama, con un disco externo para los archivos de vídeo, es una máquina de una productividad impresionante con Final Cut Pro X. La edición es completamente fluida, las transiciones y efectos se muestran en tiempo real y la codificación final de los proyectos es muy rápida. Así, lo único que se echa de menos es una pantalla de más tamaño, pero cuando guardas el equipo y ves que en un pequeño maletín puedes llevar una completa estación de producción de vídeo rodante -tu cámara réflex, micrófonos, trípode y un disco externo (además de otros accesorios como una grabadora externa, baterías, o una segunda cámara de respaldo)- te olvidas de que la pantalla es más pequeña que la que habitualmente usas para editar con un iMac o un Mac Pro.

MacBook 13 retina configuracion

Conclusión: MacBook Pro, potencia comprimida

En conclusión, como decíamos, el MacBook Pro Retina es un portátil que se realmente se ha ganado su apellido “Pro” porque incluso en su configuración base es capaz de afrontar tareas que hasta hace muy poco estaban reservadas a los portátiles muy de gama alta. Además, es una máquina que es ligera y compacta, casi como un MacBook Air, está genialmente resuelta en el apartado de conexiones (aunque se echa de menos que se suministre el adaptador a Ethernet), y su pantalla Retina hace que, además de ofrecer una calidad de imagen impresionante, esconda en su interior “un portátil más grande” para cuando necesitas el máximo espacio en pantalla y no te importa forzar un poco la vista. Lo peor de la pantalla Retina de los MacBook Pro es que cuando la usas una temporada  ya nunca vuelves a ver un ordenador “normal” como antes y todas las pantallas te parecen faltas de nitidez y con píxeles visibles (es algo parecido a lo que sucedió cuando salió el iPhone 4 con su pantalla Retina y, de pronto, nos dimos cuenta de lo visibles que eran los puntos en otros smartphones). En lo que respecta a la autonomía, aunque lo habitual es que a lo largo del día siempre encuentres un lugar donde enchufar el portátil, el MacBook Pro te ofrece sin problemas una jornada de uso y más todavía si te acuerdas de ajustar el brillo y de usar la máquina sin derrochar energía (es decir sin tener conectados discos externos o periféricos que no vas a necesitar y ajustando las opciones del economizador).

MacBook Pro retina 1306

En resumen, puede decirse que el MacBook Pro Retina, con un precio de 1.329 euros, es un portátil algo más caro que otras opciones profesionales del mundo PC que pueden estar por debajo de los 1.000 euros (evidentemente, no tenemos en cuenta las opciones más asequibles de portátiles del mundo PC porque no son comparables). Sin embargo, más allá del precio o del hecho de que la configuración que compres es poco probable que la puedas actualizar, la oferta de Apple no tiene una sola fisura en su concepto, diseño y prestaciones y es ideal para quien necesite un portátil que pueda afrontar las tareas de una máquina de sobremesa comprimida en un cuerpo ultra compacto y no le importe pagar un poco más. Evidentemente, si lo que buscas es un portátil “de batalla” para conectarte a Internet o para trabajo más ligero hay opciones mucho más económicas, pero no esperes que te ofrezca las prestaciones, productividad y longevidad de los último MacBook Pro de Apple.

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).

  • Franpu

    Fantástico análisis. Creo que éste va a ser mi próximo portátil, pero aún tengo que ahorrar un poquito (bastante) para poder comprarlo, jeje…

  • KarlosMrez

    Artículo cojonudísimo. Tengo un iMac de finales de 2009 cuya gráfica ha terminado rebentando del uso que le he dado. Ahora mismo estoy decidiendome si comprar o no este portátil.

  • Gerardo Larredonda

    Con 120 GB en Disco Duro? … una real mierda, yo estoy vendiendo el mio … un MacBookPro Retina 11,1 (2014)

  • Gerardo Larredonda

    Y COMO SI ESTO FUERA POCO … AL RESPALDAR MI MUSICA A UN EXTERNO DE 2TB ME FORMATEÓ EL DISCO EXTERNO BORRÁNDOME CASI 1TB DE MUSICA, VIDEOS Y PELICULAS POR EL PUTO SISTEMA DE ARCHIVOS FAT … Y POR LO QUE HE LEIDO TENDRÉ QUE COMPRAR LÓGICAMENTE UN SOFTWARE PARA PODER RECUPERAR TODO LO PERDIDO EN EL EXTERNO …. Y TODO POR UN PROBLEMA DE COMPATIBILIDAD DE PUTOS ARCHIVOS …. SI NI EN EL MISMO MAC PODIA RESPALDAR POR LOS CAGONES 120GB EN DISCO Q TRAE

  • Xlj707

    acabo de adquirir un macbook pro retina (early 2015) una verdadera maravilla!!! lo recomiendo al 1000%