Tecnología

Lulzsec todavía tiene más información sobre The Sun

Anonymous LulzSec Sabu seguridad The SunUn antiguo miembro de Lulzsec, Sabu, ha asegurado que todavía tiene correos electrónicos obtenidos tras el ataque de la organización al diario británico The Sun. Por el momento no sabe cuándo los revelará. Actualmente Lulzsec está oficialmente disuelta, aunque muchos de sus miembros se han unido a Anonymous.

De hecho, el ataque a la home de The Sun se realizó tiempo después del anuncio oficial de la disolución de Lulzsec, cuando sus miembros ya ‘pertenecían’ a Anonymous.

En cualquier caso, Sabu aseguró en su cuenta de Twitter que tienen almacenada la información obtenido en un servidor chino. Y, además, explicó que la revelarán dentro de un tiempo, cuando llegue el momento apropiado.

Además, Sabu, que ha utilizado Twitter y Reddit para responder dudas, dijo que uno de los mayores motivos para realizar estos ataques fueron las detenciones de Bradley Manning y de Julian Assange. Es más, su unión a Anonymous se produjo tras estos hechos, aunque también estuvo motivada por “el abuso de la gente y sus derechos”.

En cuanto a OpenLeaks, el portal de filtraciones creado por el antiguo portavoz de Wikileaks, Sabu lo tiene claro: es una “farsa” y una “broma”. Por su parte, su fundador, Daniel Domscheit-Berg, es “un traidor” a ojos del activista.

A lo largo de esta ‘entrevista’ virtual, también hubo varias amenazas y se publicó información que supuestamente comprometía la identidad de Sabu, que, sin embargo, no se mostró preocupado. “Por tercera o cuarta vez, no podéis detenernos. No nos habéis detenido. Y publicar registros viejos no hará una mierda, en serio”, respondió a un usuario.

Además, Sabu, que también reconoció que hace tiempo que ha pasado el “punto de no retorno”, tuvo tiempo para hablar de temas más actuales, como el fallecimiento de Steve Jobs. “Me entristece el fallecimiento de cualquier persona, pero era un empresario billonario, así que sólo pueda lamentarlo hasta cierto punto”.

Sobre el autor de este artículo

Guillermo del Palacio