Tecnología

Ludiba: el proyecto de un joven de 18 años que ha creado un VPS gratuito

luis dieguez

La aventura de Luis Dieguez con la tecnología empezó a los 14 años cuando comenzó a escribir un blog sobre ciberseguridad. La criptominería acabó dándole bastante dinero y a los 18 años decidió montar un servidor virtual privado (VPS) que ofrece de forma gratuita.

Con tan solo 18 años ha ganado premios por su blog donde escribe sobre temas de ciberseguridad, creado un criptominero y construido un VPS que ofrece de forma gratuita. Se trata de Luis Dieguez, un joven ponferradino que sintió interés por la tecnología desde una edad muy temprana.

Cuando era pequeño el ordenador estaba en mi cuarto porque no cabía en otro sitio. Empecé a jugar a videojuegos y acabé llenándolo de troyanos. Mis padres me echaron una bronca importante pero fue ahí cuando empece a sentir más interés por la informática y no tanto por solo los juegos del ordenador“, nos explica Luis.

A los 14 años el joven empezó a compartir sus conocimientos informáticos con el mundo en Luisi Blog de Informática, a medida que él también aprendía del resto. Tras 4 años escribiendo contenidos, Luis creó un criptominero, justo a tiempo para el boom de las criptomonedas. Acabó ganando bastante dinero y, junto con lo que había monetizado del blog y ahorros que tenía de su cumpleaños, lo invirtió en crear un servidor virtual privado (VPS) de nivel empresarial.

Consiguió comprar todas las piezas necesarias y en un mes lo tenía operando en el cuarto de estar de su casa; estima que tardó 3 semanas en montar el hardware y una semana y media para instalar todo el software. En total ha invertido entre 1.500 euros y 2.000 euros en construir su VPS.

luis dieguez vps

En la imagen superior podemos ver el adaptador de red con cable CAT7 conectado a un switch y el rack donde están los SSD con hot swap y fuera el Hdd. Tiene 16GB de memoria RAM; disco duro SSD de 240 GB y 1 TB de HDD; y una CPU de dos núcleos, de 3,33 GHz a 3,60 GHz. Es compatible con 4 sistemas operativos: Windows 10 Home, Debian 9, Ubuntu Desktop y cualquier distribución Linux. Tiene un consumo máximo de 414W.

Pero lo más llamativo de todo es que Luis ofrece el VPS de manera completamente gratuita. Para poder hacerlo de tal manera el joven informático montó una ONG. “Para darme de alta como autónomo tendría que pagar una tasa de 50 euros mensuales, así que decidí fundar una ONG para poder ofrecerlo sin coste“, explica Luis.

Así nació Ludiba Group, una asociación sin ánimo de lucro. Eso sí, optar por montar una organización cooperativa en vez de una empresa capitalista realmente no fue por ahorrar costes; para Luis también era una cuestión ética. “Podría haber montado una empresa perfectamente, con un par de clientes que tuviera ya habría cubierto la cuota de autónomos. Pero, quieras que no, todo el dinero que ha venido de Internet ha venido de otras personas, y no me parecía del todo bien cobrar por ello“, afirma.

Ahora mismo tiene entre 60 y 70 clientes que usan su servidor. Es decir, todos estos comparten un servidor físico que está dividido en servidores más pequeños y privados. Para entenderlo mejor conviene compararlo con un bloque de pisos: no te interesa alquilar todo un edificio, ya que no necesitas tanto espacio para vivir; por lo tanto te conviene compartirlo con más personas, compartir los gastos y tener tu propia vivienda privada.

Por lo tanto, dentro de este espacio común tienes tu propio escritorio remoto al que accedes y dejas encendido 24 horas, donde puedes ejecutar cualquier aplicación al igual que en un ordenador. Este modelo de servidor es interesante para los negocios porque permite tener el rendimiento y la seguridad de un servidor, pero a un coste menor (pese a que en este caso sea ninguno ya que Luis lo ofrece gratis) ya que este se comparte.

En el VPS de Luis pueden conectarse alrededor de 20 usuarios simultáneamente de manera segura. Pueden pedir acceso al VPS directamente desde la página web de Luis suscribiéndose con su cuenta de email. Después, disfrutarán sin coste del servidor durante 30 días para que así puedan ir rotando los otros usuarios. El joven explica que los casos de uso son infinitos, además de hosting que suele ser el más típico. Su hermana, por ejemplo, lo usa para editar videos. Sin embargo, la aplicación que más le interesa a Luis es el proyecto de un chico que se dedica a la estructura de tokens.

Así es Internet bajo nuestros pies: cables submarinos, datos y servidores

Pero no acaba ahí; Ludiba Group también ofrece otros servicios gratuitos a sus usuarios. Otro de sus proyectos que ya ha finalizado es una nube privada en el que los usuarios pueden obtener un pack de GB online simplemente suscribiéndose con su correo y tener almacenamiento gratuito.

A esto hay que sumarle las herramientas Open Source almacenados en el servidor. De momento cuenta con 3: Private bin, que permite enviar o almacenar texto de forma privada sin que el servidor tenga acceso a ella e incluso ponerle contraseña o configurarlo para que se autodestruya en un plazo determinado; Jirafeau; una herramienta para compartir archivos de forma segura; y Alltube, que permite descargar vídeos de plataformas como YouTube o CNN basado en un script de Linux. Al igual que los otros servicios, estas herramientas no tienen coste.

Actualmente está trabajando para desarrollar una Red Privada Virtual (VPN) para que cualquier persona pueda navegar de forma segura y libre por Internet. El tráfico del usuario iría cifrado ocultando su identidad y procedencia; en vez de salir la IP del usuario saldría la IP pública.

Luis se tomará este proyecto con calma ya que también tiene otros objetivos: sacarse el carnet de conducir. No obstante, pretende tenerlo acabado en un mes aproximadamente. Tras aprovechar el verano para acabar este otro emocionante proyecto irá a la universidad a estudiar ingeniería informática, donde espera conocer a gente con quien comparta sinergías y trabajar así en equipo para seguir poniendo la tecnología al alcance de las masas.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.