Tecnología

Los robots en el lugar de trabajo podrían aumentar la desigualdad

automatizacion aumentar desigualdad

La automatización del trabajo no repercutirá a todos por igual. Según alertan los expertos, los robots en el lugar de trabajo podrían aumentar la desigualdad. La Inteligencia Artificial podría perjudicar mucho más a las minorías sociales.

Es habitual en nuestros tiempos que cada pocos días recojamos alguna noticia en relación al desarrollo de la Inteligencia Artificial que conllevará una amenaza del sector laboral como lo conocemos hasta ahora. Los robots podrían estar intentando robar nuestros puestos de trabajo, alimentar una revolución. Y según las últimas noticias, provocar un aumento de la desigualdad salarial.

El Instituto de Investigación de Políticas Públicas del Reino Unido (IPPR) declaró recientemente que los robots no necesariamente serían malos para la economía. Sin embargo, sí advirtió que es mucho más probable que se eliminen gradualmente los puestos de trabajo que exigen menos preparación, por lo que solo los trabajadores más cualificados podrían obtener mejores salarios.

Según el Instituto de Investigación de Políticas Públicas, la automatización podría aumentar el crecimiento de la productividad e impulsar el PIB de los países de manera sustancial para 2030. Sin embargo, estas ganancias podrían no ser compartidas de manera uniforme, ya que, en promedio, los trabajos con salarios bajos tenían cinco veces más “potencial técnico” para ser automatizados que los trabajos altamente remunerados.

Entre los sectores con mayor riesgo de ser sustituidos por robots se encuentran según sus informes: el sector transporte (donde el 63% de los empleos podrían ser automatizados), la fabricación (58%) y el comercio mayorista y minorista (65%).

En línea con estos datos el estudio realizado por Manpower Group en relación a las competencias necesarias en el futuro y las modificaciones que la tecnología conllevará en los trabajos advierte que:

“Los puestos de ventas, operaciones financieras y empresariales, y administración y oficina están bajo la amenaza de la automatización; y, en estos, suele haber una mayor proporción de mujeres; por lo tanto habrá implicaciones sociales respecto a la paridad de género. Si se mantiene la tendencia actual, las mujeres podrían enfrentarse a 3 millones de pérdidas de trabajo y solo medio millón de ganancias, más de cinco pérdidas laborales por cada trabajo ganado.”

El 50% de los españoles cree que los robots harán desaparecer su empleo en 20 años

De esta manera según parecen indicar todas las predicciones de futuro los empleos con mayor riesgo de automatización están desproporcionadamente basados ​​en las áreas más pobres, y en manos de mujeres y de minorías étnicas.

Este reparto desigual provocaría que a la larga sectores de la sociedad con menos oportunidades se encuentren llegado el momento puedan encontrarse en situaciones laborales más marginales al no contar con las opciones de renovación y actualización que los nuevos tiempos requerirán.

Desde el IPPR  se hace por tanto un llamamiento para evitar que este aumento de la desigualdad por la automatización sea en el futuro un hecho. Así alerta a los gobiernos de que ” deberían “buscar formas de repartir la propiedad del capital y asegurarse de que todos se beneficien de una mayor automatización”.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.