Tecnología

Los puestos de trabajo que resistirán más a la revolución robótica

lucha robot humano

Sin duda estamos ante tiempos revolucionarios en el mundo de la tecnología, hablamos sobre la creciente dependencia tecnológica de la sociedad, acercándonos vertiginosamente a un mundo donde habrá más personas con smartphone que con agua corriente.

Pero, ¿y si en vez de ser dependientes de los dispositivos tecnológicos, somos sustituidos por ellos? Parece una locura, ¿cómo nos va a reemplazar algo que hemos creado? Pero todo apunta a que no es un planteamiento tan descabellado.

Tomemos el caso de Estados Unidos, donde un estudio apuntó a que en 2021 los autómatas habrán eliminado el 6% de trabajos del país, desplazando a conductores, taxistas y determinados servicios de atención al cliente.

Si esta cifra no es suficiente para impactarte, las cosas pueden volverse aún más extremas, ya que investigaciones apuntan a que en tan sólo 30 años un 50% de los trabajos sean realizados por robots. 

No es una realidad tan lejana, ya que en países asiáticos la transformación ya ha comenzado. En una empresa china un 590 trabajadores fueron reemplazados por robots, dejando tan sólo a 60 trabajadores, una cifra que se preve que decrezca aún más. Lo peor de todo, es que los resultados son fructíferos, ya que ha aumentado la productividad en un 250%. Ahora no te parece tan utópico, ¿verdad?

Bill Gates: “Los robots que hagan trabajos humanos deben pagar impuestos”

No obstante, existen algunos puestos de trabajo donde el factor humano es imprescindible, siendo más complicado que los robots sustituyan a los trabajadores. Las tareas menos fáciles para los robots son aquellos que requieren una combinación única de empatía, emoción, razonamiento e intuición, algo difícil de conseguir en una maquina. ¿Quieres saber cuáles son? Pulsa Siguiente

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!