Tecnología

Los operadores de drones, una industria en auge en España pero demasiado volátil

Drones

Los servicios con drones en España los realizan principalmente micropymes o autónomos de reciente creación, que llevan a cabo apenas 50 trabajos al año de media.

Los drones no sólo son dispositivos de entretenimiento para muchos jóvenes o un instrumento al servicio de los ejércitos más aterradores del planeta. También se trata de la base de una nueva economía que surge desde los cielos, ya sea para la filmación de imágenes profesionales, para el reparto de paquetes a domicilio, a la hora de salvar vidas o, incluso, para ayudar en catástrofes y emergencias de gran calado.

En todas las situaciones anteriores, el ecosistema involucra a varias partes, partiendo del fabricante de la aeronave no tripulada y acabando con el cliente que demanda este tipo de servicios. Y, en la intersección de ambos, emergen los operadores de drones, aquellas empresas y profesionales que se encargan de la compra, gestión, mantenimiento y manejo de estos dispositivos. Se trata de un nicho de negocio en pleno auge, aunque todavía muy fragmentado y volátil en España. No en vano, nueve de cada diez operadores de drones de nuestro país son micropymes o autónomos, de los que el 75% apenas lleva tres años en el mercado e, incluso, uno de cada tres no alcanza el año de vida.

Así lo asegura el I Barómetro sobre el Sector de los Drones en España de Todrone, en el que se recoge también que un 78% de los operadores de drones factura menos de 50.000 euros y sólo el 2,5% supera los cinco millones de euros. De hecho, nueve de cada diez operadores realizan menos de 50 trabajos aéreos al año. Asimismo, señala que el reducido tamaño de los operadores supone una limitación en la capacidad del sector para llevar a cabo trabajos de mayor envergadura y de crecer, al menos, en el corto plazo: el 85,6% de las empresas tiene entre uno y cinco empleados.

A su vez, como muestra de la fragmentación y escasa dimensión del sector, el 60% tiene presencia a nivel regional, mientras que sólo el 40% de los operadores ofrece cobertura en todo el territorio. Esta aproximación local puede ser un reto en la búsqueda de volumen de negocio y de posibles alianzas que permitan una cobertura más amplia. De hecho, todavía son minoría (17%) las compañías que operan en el extranjero.

Respecto a las áreas de negocio, la industria audiovisual/ocio se configura como el principal usuario de esta tecnología (46%), que se emplea fundamentalmente para mejorar la oferta de producción de vídeo y fotografía. Le siguen, a distancia, los sectores de infraestructuras/minería y agricultura/medioambiente, con un 17% y un 14,5% del total, si bien, según los encuestados, son los que realizan mayores inversiones y los de mayor potencial.

Por último, el informe también analiza los principales retos a los que tiene que hacer frente el negocio de los drones, aspecto en el que el 31% de los encuestados señala como principal obstáculo para el pleno desarrollo del sector la ausencia de un marco político y legal en determinadas actividades, y las dudas en torno a su evolución futura. Asimismo, el 19% indica que la lentitud de las Administraciones Públicas para promover medidas que favorezcan al sector, seguido de las dificultades derivadas del tamaño del mercado y de los procedimientos operacionales son otros grandes problemas a los que se enfrenta.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.