Los objetos más impactantes impresos en 3D

IMG8

La creación de cosas mediante instalaciones de impresión 3D no es nuevo. Desde hace tiempo grandes empresas usan la técnica para, por ejemplo, obtener rápido prototipos de productos. Lo que nadie imaginaba era que la tecnología de la impresión 3D iba a extenderse por todos los sectores tan rápido como lo está haciendo.

De momento nos encontramos en una etapa temprana, pero a pesar de las limitaciones ya hay bastantes objetos realizados por particulares, startups, universitarios, científicos y demás que muestran el potencial de la técnica que nos ocupa. Por ejemplo todas estas cosas creadas con impresoras 3D que hemos recopilado y comparten un punto en común: son bastante complejas a la par que impresionantes.

Robot rompe contraseñas

R2B2, así se llama este robot capaz de romper el PIN de un dispositivo Android en menos de 20 horas. Todas las piezas fueron impresas en 3D con una impresora MakerBot. En sus tripas cuenta con una placa Arduino -que permite controlarlo a través de USB conectándolo a equipos Mac o Windows-, tres servomotores y una cámara web. Coste total de construcción: menos de 200 dólares.

Urbee 2, primer coche con carrocería impresa en 3D

Urbee 2 es un coche muy eficiente respecto a consumos, gracias en parte a que su carrocería está realizada con piezas impresas en unas instalaciones de impresión 3D. Concretamente la carrocería la forman 50 piezas de plástico ABS que se adaptan al milímetro al chasis de metal. Este nuevo proceso de producción abarata los costes de fabricación y permite crear una carrocería perfectamente aerodinámica. Sobre la seguridad, trabajan en ello y prometen que el coche superará las pruebas más exigentes del sector.

Pistola Liberator

Estaba claro que antes o después alguien lograría crear una pistola funcional impresa completamente con una impresora 3D. El reto fue superado por Cody Wilson y su pistola Liberator. El arma está formada por dieciséis piezas de plástico ABS y se le pueden acoplar varios cañones para diferentes calibres. ¿Preocupante? Sin duda. ¿Impresionante? También.

Y un rifle

http://www.youtube.com/watch?v=PVxBC4_-xYU

Pocos meses después de que Wilson presentara la pistola Liberator, llegó el rifle Grizzly creado por un tal Matthew. Se trata de un rifle del calibre 22 totalmente funcional cuyas partes fueron impresas con la impresora 3D Stratasys Dimension 1200es. En las pruebas, aguantó 14 disparos antes de rajarse.

Implante craneal

Bautizado con el nombre de OsteoFab, el implante estaba compuesto de un polímero orgánico llamado PEKK y fue creado con una impresora 3D. Sirvió para reemplazar el 75% de la superficie del cráneo de un paciente. La principal ventaja es que el implante se creó en base a un escáner 3D de la parte dañada del cráneo del paciente por lo que se adaptó perfectamente a la anatomía del mismo.

Decoración barroca (o algo así)

Se trata de un proyecto artístico llamado Digital Grotesque bajo el que dos artistas suizos están imprimiendo en 3D intrincadas decoraciones, utilizando como materia prima piedra arenisca. Empezaron imprimiendo un modelo a escala 1:3 y ahora trabajan en la versión de la decoración interna de una habitación a escala real. Lo más curioso es que las formas son generadas por un algoritmo 3D que imita la división celular.

Spiderbot increíblemente realista

Si no fuera por ese ojo en mitad de la cabeza, esta araña-robot pasaría por real. Le han puesto el nombre de T8, cuenta con 26 motores -3 en cada pierna y 2 en el abdomen- y un sistema que realiza los cálculos necesarios para controlar sin problemas los movimientos en tiempo real. Todas las piezas exteriores fueron impresas en 3D, se puede controlar de manera inalámbrica y cuesta 1.350 dólares.

Tráquea y bronquios temporales

La traqueomalacia es una patología poco frecuente en la que los cartílagos de la pared traqueal son demasiado blandos, provocando dificultades serias para respirar. Esto es lo que sufría la recién nacida Kaiba Gionfriddo, hasta que un equipo de médicos lo soluionó. Primero “mapearon” la tráquea y los bronquios con un escáner. Después en base a él crearon una prótesis temporal de policaprolactona -un biopolímero- impresa en 3D. Por último se la implantaron, con lo que lograron ampliar la tráquea y los bronquios que además seguirán desarrollándose como deben al “tener de guía” la prótesis.

La operación fue un éxito: 21 días después de la operación Kaiba ya respiraba por sí sola, sin necesidad de respiración mecánica supletoria. Lo mejor es que la prótesis irá descomponiéndose poco a poco, al mismo ritmo que crece la tráquea y los bronquios de la niña.

Cámara réflex de película

Hace tiempo que conseguir una cámara réflex no digital se convirtió en tarea casi imposible. Ante tal panorama Léo Marius diseñó una de película pensada para ser creada con una impresora 3D. OpenReflex es su nombre, acepta películas estándar de 35 mm y los planos digitales están disponibles libres en Instructables.

Mini hígados humanos

No tienen la forma de un hígado humano a la que estamos acostumbrados y sólo miden cuatro milímetros de lado y medio de profundidad. Aún así los “mini hígados” impresos en 3D por Organovo con su impresora NovoGen supusieron un hito ya que son capaces de realizar la mayoría de las funciones propias de un hígado humano común.

Computadora mecánica

Lo que muestra el vídeo es ni más ni menos que una computadora mecánica construida con piezas sacadas por una impresora 3D. El artilugio está basado en las primeras máquinas de cómputo que funcionaban con tarjetas perforadas y puede calcular los primeros ocho dígitos de la secuencia de Fibonacci

Reconstrucción de una cara de hace 500 años

Corría el año 1545 cuando el buque de guerra Mary Rose del rey Enrique VIII se hundió en el estrecho de la isla de Wight, y con él sus 500 tripulantes. Siglos después fueron recuperados 92 esqueletos y los cráneos de 10 se enviaron a la universidad de Swansea en Suecia para que intentaran ponerles rostro. La primera reconstrucción facial realizada con éxito está sobre estas líneas.

Para lograrla, primero obtuvieron un modelo digital tridimensional del cráneo original. Después lo imprimieron en 3D. El último paso, construir el rostro sobre la copia del cráneo, corrió a cargo del especialista Oscar Nilsson quien colabora con la policía en la reconstrucción facial de los cadáveres no identificados.

Robot pájaro

Robo Raven lo llamaron y vuela de manera tan realista que en las pruebas un halcón le atacó. El equipo detrás del proyecto tardó ocho años en desarrollarlo, lo que consiguieron en parte gracias a la impresión 3D.

Para lograr el tipo de vuelo que querían tuvieron que añadir dos motores sincronizados entre sí que coordinan el movimiento de las alas, circuitería variada y una batería. Todo este equipamiento provocó un aumento considerable del peso que impedía el vuelo. La solución fue hacerle adelgazar utilizando procesos de fabricación avanzados, entre ellos la impresión 3D mediante el que obtuvieron piezas de plástico ligeras con las que construyeron el Robo Raven.

Lámpara que se autoalimenta

Impresa en 3D en nylon, la lámpara Momentum está optimizada para aprovechar las corrientes de aire y girar sobre su propio eje generando energía cinética que transforma en electricidad para autoalimentarse. Cuanto más rápido gira, más brilla la luz de su interior.

La prótesis 3D que devolvió su rostro a un hombre

El hombre se llama Eric Moger quien tuvo la mala suerte de sufrir un tumor enorme justo en la parte izquierda de la cara. Hubo que extirparlo, y donde antes estaba la mandíbula, pómulo y ojo pasó haber un gran agujero -foto del rostro desfigurado. Los sensibles abstenerse, es muy dura-. Por fortuna el doctor Andrew Dawood se cruzó en la vida de Moger, todo un experto en impresión 3D que fue capaz de construir una prótesis facial increíblemente realista utilizando nylon endurecido, modelos digitales y una impresora 3D.

Oído biónico

El desarrollo corrió a cargo de científicos de la Universidad de Princeton. Lo imprimieron en 3D con tres “tintas”: células cartilaginosas de bovino sobre una capa de hidrogel, nanopartículas de plata que forman la especie de antena que se ve en el centro, y el silicio que la reviste. Lo más curioso del caso es que este oído medio orgánico medio electrónico puede emitir y recibir ondas de radio, pero no captar sonidos normales. En próximas versiones prometen solucionarlo.

La Nintendo NES con cuerpo de Game Boy

Bautizada con el nombre de Nespo, su creador primero diseñó todas las piezas de la carcasa, que se asemeja a la de las primeras Game Boy, y las imprimió con una MakerBot 2. Seguido compró un clon de las Nintendo NES, lo desguazó y lo volvió a montar dentro de la carcasa. El resultado: una NES portátil funcional, más complicada de hacer de lo que parece.

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com

Contenidos Relacionados

Top