Tecnología

Los líderes tecnológicos ya buscan el próximo unicornio

elon-musk
Escrito por Lara Olmo

De momento 2016 no ha traído ninguna startup que levante inversiones mastodónticas. Pero los grandes gurús tecnológicos siguen invirtiendo en proyectos en busca del próximo unicornio.

Aunque hace poco te contábamos que, de momento, este 2016 no ha alumbrado ninguna startup unicornio, los líderes tecnológicos continúan realizando destacados movimientos inversores. Desde los mediáticos Marc Zuckerberg o Elon Musk hasta Eduardo Saverín o Peter Thiel, son muchos los nombres que apuestan por pequeñas compañías tecnológicas con la esperanza de que alguna “rompa” los esquemas del sector.

Según TechCrunch los sectores que más seducen a los padres de Tesla, Twitter o PayPal, entre otros, son el comercio online, las plataformas de pago, las aplicaciones móviles o los competidores de Airbnb o Uber. Aunque el Insurtech empieza a coger fuerza.

Palantir se convierte en la tercera startup más valiosa de EEUU

Solo en 2015, en Estados Unidos se invirtieron 58.000 millones de dólares, una cifra que sólo se superó en 1995. En España, la inversión disminuyó en 2015 y se quedó en 2.700 millones de euros por los 3.500 del curso anterior. Para hacerse una idea de por donde están yendo los tiros este 2016, podemos fijarnos en las inversiones que están realizando los gurús tecnológicos:

Elon Musk

De él dijo Larry Page que cambiará el futuro de la humanidad. Además de fundar PayPal, Elon Musk fabrica coches eléctricos, envía suministros con sus cohetes privados a la Estación Espacial Internacional, alimenta ciudades con energía solar y entre sus proyectos están un tren magnético que viaja a 1200 Km por hora, la puesta en órbita de 700 satélites para llevar Internet a todo el mundo, o el bombardeo de Marte para hacerlo habitable.

Entre sus últimas inversiones se encuentran OpenAI, un proyecto enfocado en la inteligencia artificial, y Neuro Vigil una empresa que estudia señales cerebrales para conocer el impacto de los fármacos en la materia gris hace justo un año.

Chris Sacca

Presume de poseer más acciones de Twitter que “cualquiera de los trabajadores de la compañía” y fue uno de los primeros en apostar por Uber. Aunque últimamente Chris Sacca centra su tiro inversor en la educación y en proyectos tecnológicos que están cambiando la forma de desarrollarla.

Recientemente ha invertido 600.000 dólares, junto al millonario Marc Cuban, en Brightwheel, una plataforma educativa que conecta a padres, alumnos y profesores para hacerles la vida más fácil a todos, todo ello de manera gratuita tanto para las familias como para los colegios.

Peter Thiel

Otro de los nombres destacados en el sector tecnológico que más apuesta por invertir en startups es Peter Thiel, cofundador de Paypal. Su más reciente inversión, Vivint, supone un gran reto: lograr que la locomotora de la domótica se ponga en movimiento. Se trata de un segmento aún emergente y en pleno proceso de reducción de costes. que ni siquiera Apple con su HomeKit, ni Google con su proyecto Brillo, han logrado que arranque.

Vivint no es un proveedor de ‘hardware’ al uso sino que ofrece un servicio: hacer de las casas de sus clientes sean ‘smart homes’, esto es, cada vez más inteligentes.

Mary Meeker

La única mujer de la lista. Mary Meeker es analista y ex del banco de inversiones Morgan Stanley, especialista en el mundo de la tecnología.  A través de la firma para la que trabaja, ha visto una oportunidad de negocio en Stance, una web dedicada al comercio de calcetines que recuerda al caso español de Hackers, que vendiendo gafas de sol por internet han llegado a todos los rincones el mundo.

Bill Gates

Si por algo se le conoce al padre de Microsoft es por su filantropía. De ahí que las inversiones de Bill Gates no siempre esperen recibir un retorno económico. Uno de sus proyectos, el BGC-3 (Bill Gates Catalyst 3) tiene como fin combatir la pobreza mediante el diseño y desarrollo de software y de hardware.

Una de sus últimas inversiones fue en la startup Impossible Foods, que vende carnes y quesos creados a partir de plantas.

Marc Andreessen

Que Marc Andreessen acierta con sus inversiones es algo que salta a la vista: Twitter, Facebook, Instagram o Skype son solo algunas de las compañías que en su día financió. Desde el fondo de inversión que codirige, Horowit & Andreessen, ha adquirido recientemente Codecombat, una herramienta para enseñar código a los niños desde muy temprana edad, para que aprendan como si estuvieran jugando.

Desde Horowit & Andreessen, fondo que codirige, se ha hecho en los últimos meses con Codecombat, una herramienta para enseñar código de programación a los niños desde muy temprana edad, para que aprendan “como si estuvieran jugando”, según reza el comunicado con el que se hizo público el movimiento.

Eduardo Saverin

Cuando Severin, cocreador de Facebook, abandonó a Zuckerberg invirtió parte del dinero de su marcha en fundar B Capital Group, un fondo inversor con sede en Singapur con el que quiere apostar por las pequeñas empresas de India y el sureste asiático. De hecho en los últimos días ha puesto 143 millones a disposición de las startups locales con mayor proyección.

Yuri Milner

Aunque entre sus apuestas se encuentran nombres como el de Facebook o Twitter, últimamente el nombre del magnate ruso Yuri Milner ha sonado por un proyecto algo más inusual: financiar un plan para enviar una oleada de naves espaciales hasta Alfa Centauri, la estrella más cercana a nuestro planeta, y desde allí observar sus planetas habitables.

Se trata del proyecto Breakthrough Starshot, ideado por Stephen Hawking, y cuenta con el apoyo de  Mark Zuckerberg.

Milner, famoso por crear alguno de los premios científicos mejor pagados, ha hecho otras inversiones recientes. Además de los 100 millones de dólares que deberían impulsar el viaje a través de la galaxia, el millonario también ha adquirido parte de la compañía china Horizon Robotics, destinada al estudio de la inteligencia artificial.

Dmitri Itskov

Dmitri Itskov, dueño de un grupo empresarial llamado New Media Group, tiene una idea todavía más enrevesada que la de Milner, de nombre 2045 Initiative y con el que pretende encontrar una solución para derrotar a la muerte.

Aunque su viabilidad resulta cuestionable, este proyecto asegura que logrará conectar un cerebro humano a un cuerpo robótico en la próxima década y que en 2030 logrará replicar el cerebro humano en un ordenador.

 

Vía | elconfidencial.com

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.