Tecnología

Los gadgets de gama alta triplicarán las ventas en 3 años

Los gadgets de alta gama triplicarán sus ventas en tres años

Los gadgets más caros y codiciados del mercado, especialmente los wearables, han experimentado un notable incremento en las ventas, y las previsiones apuntan a que se multiplicarán por 3 sus beneficios en los próximos años.

Últimamente la palabra wearable suena fuerte entre todos los adeptos a a tecnología. Este concepto nos remite a un tipo muy concreto de gadget,  consistente en aquellos dispositivos que se visten o se llevan en el cuerpo, como los relojes inteligentes Apple Watch y Android Wear, o las gafas de Google Glass. Estos productos lideran la evolución tecnológica actual, por ahora cuentan con precios más elevados que otros gadgets, y progresivamente pretenden implantarse como extensiones de los sentidos corporales, teniendo una utilidad más inmediata que otros dispositivos electrónicos.

El éxito creciente de los wearables

Según los últimos datos facilitados por la consultora IDC, la venta de los wearables superará los 110 millones de unidades en el 2016, un aumento del 38,2% frente a los 72 millones de productos vendidos el año pasado. Se prevé un crecimiento exponencial de estos gadgets, sumado a un aumento del interés de los consumidores. que facilitaría un descenso de los precios. Esto conduciría a que en el 2020 se alcanzasen las 237,1 millones de unidades vendidas. En la actualidad, los productos más conocidos de esta gama alta son los relojes inteligentes Apple Watch o el Android Wear, que según el pronóstico del analista senior de IDC, Jitesh Ubrani, representarán un tercio del mercado de wearables.

Es importante subrayar la amplitud de los productos wearables, un terreno jugoso para desarrolladores de apps y creadores de dispositivos. Grandes marcas como Intel, Adidas, Sony y Reebok ya están inmersas en el desarrollo de nuevos prototipos que transformarán la forma de hacer deporte o interactuar socialmente.

Por ejemplo, las zapatillas deportivas estarán enlazadas a sistemas de Wifi o Bluetooth con anillos, pulseras o relojes inteligentes, pudiendo informar sobre los kilómetros hechos, el pulso cardíaco, el consumo calórico, las rutas próximas o los obstáculos del camino. La tecnología wearable permitirá que se encienda el motor del coche, se abra la puerta de la casa o se pague una compra solo con tocar la pantalla del reloj. Desde nuestra muñeca podremos acceder a las posibilidades de consulta del correo, escucha de canciones o chat de Whatsapp.

Estos gadgets de gama alta también mejorarán la seguridad con dispositivos wearables, como los cascos que monitorizan el nivel de oxígeno y la temperatura en que se encuentra un bombero en pleno combate contra un incendio, además de disponer de un GPS para tener precisión de su ubicación.

El ámbito téxtil también podrá beneficiarse de la expansión de estos productos. Entre los proyectos posibles, figuran ropa de bebé con sensores de alerta para la fiebre, ropa de golf que corrige movimientos mediante alarmas o sudaderas con luces LED que se encienden cuando el deportista transita zonas oscuras. También será posible incorporar placas solares a las prendas para mantener el móvil con carga gracias a la energía acumulada.

En 2019 se venderán 173 millones de wearables

El futuro más avanzado y sofisticado de los dispositivos wearables será el de los dispositivos que se introducen en el cuerpo humano. En este apartado figurarán sensores para monitorizar la cantidad de glucosa de enfermos de diabetes, exoesqueletos o extensiones mecánicas y electrónicas de los brazos y las piernas.

Vía | Economía Digital

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.