Tecnología

Los contenidos digitales mueven 8.060 millones de euros, según la ONTSI

De la dictadura de los clics a la “attention web”: cuatro mitos sobre la navegación

La ONTSI revela el estado actual de la industria de contenidos digitales en España, que se está convirtiendo en germen de nuevos modelos de negocio.

En España, la facturación total del sector de contenidos alcanzó los 14.061 millones de euros en 2014, de los cuales los contenidos digitales movieron 8.060 millones de euros, lo que supone una tasa de digitalización del sector de 57,3%. Son los últimos datos hechos públicos hoy por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI). A nivel global, el mercado de contenidos creció un 4,6% en 2014, registrando una cifra de negocio de 145,5 mil millones de euros y se estima que aumentará hasta los 186,6 mil millones de euros en 2019, incrementándose a un ritmo interanual del 4,5% en este periodo.

Las tendencias y factores que impulsan la economía digital en global y el sector de los contenidos digitales en particular, favorecen la aparición de nuevos modelos de negocio innovadores, cobrando especial relevancia modelos de negocio emergentes como el de libertad de pago, los basados en la paquetización de productos, la venta directa, el crowdfunding, la autoedición de contenidos, el micropago del contenido fraccionado, el pago por consumo o modelos de suscripción, la membresía y el modelo freemium-premium donde la oferta de contenidos gratuitos se complementa con otros adicionales de pago.

Se observa, igualmente, la presencia de nuevos líderes de opinión (youtuber, videoblogger, etc.) como autogeneradores de contenido, el impulso de las narrativas transmedia como nueva forma de comunicación o el recurso de la gamificación en los sectores editorial y publicitario. Además, se aprecia una tendencia a la emergencia de oligopolios en la distribución de contenidos de marcado carácter internacional o la explotación de los Big Data para descubrir patrones de consumo y personalizar las ofertas de productos y servicios.

Crece la ‘desmaterialización del contenido’

La desmaterialización del contenido tiene varios efectos que inciden en todos los subsectores del mercado de los contenidos digitales (música, cine, audiovisuales, editorial, videojuegos y publicidad). Entre ellos se incluyen el incremento de modelos de negocio basados en suscripciones en detrimento de las ventas por unidad, la reducción de los precios, y la simplificación de la cadena de valor donde se reduce la influencia de los gastos técnicos y de intermediarios. Desde el organismo público también subrayan la existencia de impulsores que facilitan el crecimiento de la industria de contenidos digitales y de inhibidores que podrían frenarlo. El más significativo es la oferta no autorizada de contenidos digitales donde el auge de Internet ha supuesto un incremento masivo al hacer accesible a todos los usuarios contenidos digitales de un modo ilícito.

Entre los impulsores de la distribución de contenidos digitales se han identificado distintos factores que afectan tanto a la oferta de contenidos como a la demanda. Algunos de ellos son la promoción del sector por parte de las administraciones públicas; el constante crecimiento del número de internautas (que en España se sitúa en el 64,5 de la población de más de 15 años); la mejora de la red de banda ancha y de las velocidades de conexión; el incremento de la penetración de dispositivos conectados a Internet, como smartphones (85% en España), tabletas y smart TVs; la existencia de una mayor oferta de obras disponibles en los servicios de distribución online y, la irrupción de los nuevos modelos de negocio. Por último, destaca el idioma español, el tercero más utilizado después del inglés y del chino, como palanca de crecimiento de la industria cultural española que dispone de un mercado potencial en los países latinoamericanos.

Piratería

Entre otros inhibidores, el informe destaca la falta de profesionales cualificados, la limitación territorial de las licencias concedidas a los productores para la distribución de contenidos, la competencia que representa el crecimiento de otros subsectores como el de las aplicaciones y juegos para móviles o la creciente percepción por parte de los usuarios de que el uso comercial de datos personales por las plataformas digitales supone una pérdida de los derechos de privacidad.

Sin embargo, entre los inhibidores de la distribución de contenidos digitales, el más significativo –según el informe- es la oferta no autorizada de contenidos digitales, comúnmente conocida como piratería. En esta línea, se apunta como principales razones del consumo de oferta no legal la facilidad de localización y consumo, la falta de oferta legal y el consumo histórico gratuito de oferta legal.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.