Tecnología

Los ciberdelincuentes difunden un ‘malware’ en un vídeo erótico de la novia de Neymar

Escrito por María Almerge

La polémica de Neymar, jugador del Barcelona, ha inspirado a los ciberdelincuentes a crear un nuevo ‘malware’ que se presenta en forma de vídeo. Cónócelo

A los ciberdelincuentes no se les escapa una. Están en busca y captura de cualquier argucia que pueda hacer daño a los internautas. Esta vez han aprovechado la polémica desatada por el contrato de Neymar, jugador del Fútbol Club Barcelona, para empezar a difundir una nueva campaña de propagación de un malware. Parece ser que el mensaje está orientado a usuarios principalmente brasileños, aunque podría levantar interés en otros países como España o Argentina debido a la pasión que ambos estados despiertan con este deporte.

El mensaje invita a los internautas a descargar un vídeo íntimo de Bruna Marquezine, la novia del conocido azulgrana. Debido al interés que este tipo de imágenes suelen generar, se teme que, por el momento, hayan sido ya bastantes personas las que han pulsado el enlace suministrado en el correo para verlo.

En realidad, esta amenaza va más allá y detrás de ella se esconde un troyano bancario cuyo objetivo es infectar el máximo número de usuarios con el mínimo esfuerzo posible, según ha alertado la empresa de seguridad ESET.

Cómo evitarlo

Un buen antivirus podrá hacer frente a este malware e impedirá que el usuario descargue el vídeo. También los internautas deberán evitar pinchar en él, que aparecerá en un archivo zip y con el nombre de Win32/TrojanDownloader.Banload.SXK. Además, al descargarlo, este malware no utiliza un fichero con la extensión popular exe, sino cpl, es decir, archivos del Panel de Control de Windows, cuya distensión puede ser maliciosa.

Asimismo, desde la compañía de seguridad recomiendan controlar el “impulso cotilla” y estar atentos a qué tipo de archivos abrimos, ya que en más de una ocasión puede dañar gravemente nuestros dispositivos móviles y nuestro ordenador.

 Foto cc: Probono SEO

Sobre el autor de este artículo

María Almerge