Tecnología

Lo que puedes hacer, y lo que no, con tu dron doméstico según la ley

drones

Para utilizar un dron como hobby no necesitas un permiso, pero sí debes cumplir una serie de normas de seguridad. Ignorarlas conlleva una fuerte multa.

Los drones están de moda. Abruma la cantidad de cosas que podemos hacer con ellos, pues no solo sirven para divertirse. También se utilizan a nivel profesional para avistar incendios, repartir paquetes, socorrer a heridos en lugares inaccesibles, examinar edificios en ruinas, y mucho más.

Es cierto que la mayoria de la gente los usa con fines recreativos. Por menos de 20€ puedes comprar un dron o drone para volar en casa, y por apenas 50€ tienes un dron volador bastante potente capaz de ascender más de una docena de metros en el aire y volar a una velocidad considerable.

¿Te han regalado un dron? 5 claves para pilotarlo de forma segura

Si usas un dron como hobby o en vuelos recreativos no necesitas licencia ni permiso de AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. El carné de piloto o el permiso de vuelo solo es necesario en actividades profesionales. Pero aunque solo lo utilices para volar el drone por tu jardín, o en un paseo por el campo, existen una serie de normas que todo el mundo debe cumplir. De no hacerlo, puedes recibir una fuerte multa. Vamos a ver cuáles son estas reglas, según nos explica la propia AESA.

Cosas a tener en cuenta al volar un dron

  • El dron no es un juguete, es una aeronave
  • Siempre hay que tenerlo a la vista y no superar los 120 metros de altura
  • No es necesario ser piloto pero se debe volar con seguridad
  • Sólo se pueden volar drones en zonas adecuadas para ello. Por ejemplo, zonas de aeromodelismo, zonas despobladas, etc. Un espacio privado también sirve, siempre que no se moleste a nadie
  • Los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja

Qué no puedes hacer con un dron

  • No puedes volar en zonas urbanas
  • No puedes volar en aglomeraciones de personas: playas, parques, bodas, conciertos, manifestaciones, procesiones, etc.
  • No puedes volarlo de noche
  • No puedes volar cerca de aeropuertos, aeródromos, etc.
  • No puedes volarlo en zonas donde vuelen otras aeronaves de baja altura: parapente, paracaidismo, helipuertos, etc.
  • No puedes poner en peligro a terceros

Son reglas sencillas de recordar y de sentido común. Asumen que un dron, por pequeño que sea, puede poner en riesgo la seguridad de las personas si cae del cielo o vuela sin control.

Las multas por incumplir estas normas, especialmente por infracciones graves (volar sobre aglomeraciones de personas, poner en peligro a terceros o volar cerca de aeródromos) puede suponer una multa de hasta 225.000 euros, así que no es ninguna broma…

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.