Tecnología

Lo mejor de CES 2014: televisores

Escrito por Daniel de Blas

Los televisores y el entretenimiento audiovisual son uno de los referentes más importantes de la feria CES, y en esta edición, cerrada el pasado 10 de enero, no han faltado novedades interesantes en torno a 4k y a las pantallas curvas y flexibles

Los televisores y el entretenimiento audiovisual son uno de los referentes más importantes de la feria CES, y en esta edición, cerrada el pasado 10 de enero, no han faltado novedades interesantes. Aunque ya el año pasado se inauguró la nueva era de la resolución 4K, que venía a dejar obsoletos nuestros televisores Full HD, este año es cuando realmente empezamos a ver una gran abundancia de productos con esta impresionante resolución de imagen.

En este aspecto, hay dos novedades importantes, la primera es que los televisores 4K empiezan a tener precios muy asequibles habiendo fabricantes chinos o incluso nombres propios como Polaroid, que están ofreciendo ya pantallas 4K por debajo de los 1.000 dólares. Sin embargo, las grandes marcas están apostando por llamar la atención con gigantescos televisores con resolución 4K y con pantallas curvadas. La pantalla curvada, además de ser la excentricidad del año (como ha sucedido en los smartphones), se supone que ofrece una mayor inmersión en la imagen y una sensación pseudo tridimensional sin necesidad de gafas y otros elementos que proporcionen la visión estereoscópica.

Como se podía esperar, Samsung, ha sido “la campeona del más grande y más curvado” y no solamente presume de haber fabricado el televisor curvado con resolución 4K más grande del mercado, con 110 pulgadas (frente a las 105 del que ha presentado su rival LG), sino que ha presentado un televisor con pantalla flexible que se puede curvar a voluntad con el mando a distancia.

Por su parte, como decíamos, LG se ha quedado a 5 pulgadas de tamaño en su televisor Ultra HD, pero cuenta con unas especificaciones muy similares en cuanto a resolución (5.120 x 2.160 píxeles) y con el mismo formato de imagen 21:9 que el televisor de Samsung. Y al igual que sucede con los smartphonesLG, también se ha atrevido a demostrar sus paneles OLED flexibles en un televisor de 77 pulgadas que, como el de Samsung, puede modificar su curvatura a voluntad usando el mando del televisor. No está muy claro que los usuarios tengan interés en pagar un sobreprecio por curvar el televisor, pero al menos en las demostraciones el efecto es interesante.

Además de su monstruo curvado de 105 pulgadas, LG ha desvelado tres modelos más razonables con pantalla OLED curvada de 55, 65 y 77 pulgadas, con resolución 4K y con tecnología WRGB que añade un punto blanco a la matriz habitual de rojo, verde y azul, para mejorar el contraste. Por supuesto, a la nueva familia curvada se añade una nueva gama con el panel plano tradicional con resolución 4K.

Sin embargo, quizá lo más interesante que ha hecho LG este año es revivir el malogrado sistema operativo de Palm para dispositivos móviles, WebOS (adquirido hace un año a HP), y darle una nueva vida como el corazón de sus nuevos televisores inteligentes. La interfaz de este WebOS no tiene nada que ver con la que recordábamos de las últimas tabletas y smartphones de HP que lo utilizaron, y está protagonizada por una cinta inferior con iconos de las aplicaciones que se muestra a la vez que el contenido activo, ya sea la televisión en directo o cualquier otra aplicación.

El manejo de WebOS en el televisor es muy sencillo y fluido, mediante un mando que hace de puntero y hace que sea parecido a emplear la pantalla táctil de una tableta. No es que sea la revolución que hunda a la competencia, pero sin duda pone a LG en una posición muy aventajada en la facilidad y rapidez de uso de los televisores inteligentes, sin duda uno de los talones de Aquiles de la mayoría de las Smart TV.

¿De las 4K a las 8K?

Por último, como suele suceder, en cuanto una tecnología empieza a popularizarse en los productos de consumo, los fabricantes ya están preparando y desarrollando su sustituta. Así, cuando todavía apenas tenemos contenido 4K que podamos disfrutar en estos televisores, empresas como Sharp se han animado a mostrar, aunque sea como prototipos, los futuros modelos con resolución 8K y de tipo 3D sin gafas. 

Quienes han visto en directo este prototipo no hablan maravillas del sistema 3D sin gafas, pero sí de una increíble nitidez de las imágenes que, con una resolución de 7.680 x 4.320 píxeles parecen estar moviéndose en una gigante lámina de papel luminosa.

Esperando los contenidos… viene YouTube 4K

Por último, en la parte de contenidos, lo más llamativo ha sido el anuncio de Google de su nuevo formato de compresión de vídeo 4K, llamado VP9, que será además gratuito, y que Google propone como alternativa al actual H.265. El nuevo estándar de Google ya cuenta con el apoyo de fabricantes de dispositivos electrónicos como Sony, Samsung, LG, Panasonic; así como fabricantes de chips como ARM, Intel o Broadcom.

La clave, según el desarrollador, es que permite reducir a la mitad el volumen de datos necesarios para hacer el streaming de las películas de alta definición, lo que hará que la carga de la película sea más rápida. Google no obligará a usar este estándar, que convivirá con el H.265, y se espera que se introduzca primero en ordenadores para estar plenamente presente en televisores en 2015.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).