Tecnología

Lo más SEO es no hacer SEO

Escrito por Manuela Astasio

Hablamos con Tomás Santoro, CEO de Bocetos Marketing, sobre el nuevo algoritmo de Google.

Las técnicas de posicionamiento SEO que intentan trucar el algoritmo de Google son “pan para hoy y hambre para mañana”. Así lo ve Tomás Santoro, CEO de la agencia de marketing online Bocetos, asociada con Google Adworks, que considera que lo más SEO ahora es “no hacer SEO”. Santoro y su equipo alertan de que Google ha puesto en marcha un nuevo sistema de algoritmos, con el fin de evitar todo el spam que generan en la red esos métodos de posicionamiento web.

En los últimos años, recuerda Santoro, “todos los del mundillo averiguaron cuáles eran los trucos por los que puntuaba Google para que las webs aparecieran a partir de su cuarto resultado de búsqueda” (los anteriores son de pago). “Y se forzaron esos trucos al máximo”, reconoce, hasta el extremo de que su propia agencia llegó a gestionar 4.000 blogs ‘fantasma’, cuyo objetivo no era ser leídos ni aportar contenido, sino alojar enlaces que mejorasen el posicionamiento de otras webs.

“Creábamos webs que no eran de nadie, que no leía nadie, que se construían con herramientas automáticas para generar popularidad de forma artificial”, explica Santoro, que relata cómo también se compraban blogs en subastas simplemente para contar con sus dominios.

Google se concentra ahora en penalizar

Ése es el motivo por el cual muchos usuarios han detectado una bajada reciente de la posición que su página web tenía dentro de la búsqueda de Google, porque éste, harto de verse como un contenedor online de mensajes basura, ha intensificado sus esfuerzos en la penalización de ese tipo de enlaces.

Si bien, hace tiempo, las actualizaciones del algoritmo de Google se reducían a unas diez anuales, en los dos últimos años se han producido más de 150, lo cual es, según Santoro, un claro síntoma de que el gigante de Internet está reorientando todos los esfuerzos que antes invertía en premiar a los enlaces en penalizarlos. “Probablemente”, aventura, “el mismo número de ingenieros que antes se dedicaban a premiar a las webs estén trabajando ahora en castigarlas”. “Google lleva dos años persiguiendo el SEO muy a fondo”, concluye.

Premiar el interés editorial

Lo que la compañía quiere, explica Santoro, es que el posicionamiento se genere de forma natural, y que los enlaces surjan porque “interesa editorialmente”, porque las páginas vinculadas a ellos están aportando contenido de verdadero valor para la comunidad online.

Y, como advierte Santoro, Google tiene muchas formas de perseguir cualquier práctica contraria a sus nuevos objetivos. Su último algoritmo es “muy fuerte”, y se vale de la caché, de las cookies, de averiguar quién registra cada dominio, de las IP, de los servidores…

Puede, incluso, darse el caso de que Google nos penalice sin que hayamos incurrido en ninguna de estas técnicas “sucias”. Santoro alerta de una táctica de la que se valen algunas webs para hundir a sus competidoras, los links “negativos”, que consisten en enlazar a sus rivales hasta que Google considere esas url como enlaces duplicados y las penalice. En principio, es posible detectarlo a tiempo a través de las herramientas de Google Webmaster Tools y Disavow Tools, que conceden hasta nueve o diez días de plazo para eliminar dichos enlaces, pero Santoro recomienda a los propietarios de páginas webs que se mantengan alerta.

Foto cc: edans

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.