Tecnología

Linux, absolutamente imparable

utopialand http://www.flickr.com/photos/utopialand/
Escrito por Elías Notario

Linux está imparable. Es la principal conclusión que se desprende del último informe dado a conocer por la Linux Foundation en el evento LinuxCon que se celebra estos días en Nueva Orleans.

Linux está imparable. O mejor dicho el desarrollo de su núcleo, sin el que todas las distribuciones disponibles del sistema operativo libre no existirían. Lo deja muy claro el último informe dado a conocer por la Linux Foundation en el marco del evento LinuxCon que se está celebrando estos días en Nueva Orleans.

Algunos de los números que han proporcionado son de los que marean. Los mismos constatan que las distribuciones de linux se están extiendo como la pólvora a nivel corporativo. También que la velocidad de desarrollo del “Linux Kernel” ha alcanzado cotas nunca antes conseguidas, logrando hacerse con el título del software que más rápido se está desarrollando de entre todos los existentes.

Por ejemplo tenemos que en la actualidad, de media, se aceptan 7,14 cambios por hora para el kernel frente a los 6,71 en 2012, lo que equivale a 171 cambios diarios y más de 1.200 por semana. También que lanzan una versión “release” del kernel cada 70 días (en 2012 lanzaban cada 80 días), las cuales incluyen unos 10.000 parches.

Colaboración, la base del éxito

No hace falta ser un lince para darse cuenta de que esos ritmos de desarrollo sólo son viables si un número muy grande de profesionales trabajan al mismo tiempo en el software. Esta es la clave del éxito del proyecto, el desarrollo colaborativo.

Con el paso del tiempo Linux logró captar una gran base de desarrolladores colaboradores, lo que le convirtió en el único sistema operativo capaz de adaptarse lo suficientemente rápido a las nuevas tecnologías en todas las industrias.

Lo anterior supuso que todos los grandes de la tecnología -Intel, IBM, Samsung, Google, etc.- empezaran a depender de él, y eso a su vez que ellos se vieran obligados a aportar mano de obra y recursos varios. Estas aportaciones corporativas, unidas a las de los desarrolladores independientes, no han parado de crecer y con ellas todo el proyecto.

Traducido a números, en los últimos ocho años el kernel de Linux ha recibido las contribuciones de cerca de 10.000 desarrolladores de más de 1.000 empresas. Sólo desde el último informe, más de 1.100 desarrolladores de 225 empresas han realizado contribuciones a la versión 3.10 del núcleo, la que más colaboraciones ha tenido de la historia.

Hace unos años, con Windows en pleno apogeo, pocos pensaban que Linux se convertiría en uno de los pilares fundamentales sobre el que las grandes empresas de tecnología sustentarían sus infraestructuras y estrategias de innovación de nuevos productos y servicios. Hoy podemos decir que es una realidad, así que larga vida a Linux. Todos salimos ganando.

Foto cc: Andrea Girelli

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com