Tecnología

Las líneas 902, la peor práctica empresarial del año, según los consumidores

teletrabajo
Escrito por Iván Durán

Las líneas telefónicas 902 son la peor práctica empresarial de 2013, según los resultados de una encuesta realizada por FACUA a los consumidores. La asociación reclama al Gobierno que se imponga a las ‘telecos’ la obligación de incluirlas en las tarifas planas

FACUA-Consumidores en Acción organiza cada año unos premios en los que, a votación popular, se decide cuáles son las peores prácticas empresariales del año, empresas y anuncios. La asociación de consumidores ha dado a conocer el resultado de la primera: La Peor Práctica Empresarial del Año, dudoso galardón que esta vez ha recaído en las líneas telefónicas con prefijo 902, que han logrado un 26% del total de los votos.

Las líneas telefónicas que usan el prefijo 902 son líneas de pago que no están incluidas en las ofertas que las operadoras realizan a los clientes, por lo que suponen un incremento en la factura total de los usuarios. FACUA ejemplifica los elevados precios de llamar a estas líneas tanto desde móvil como desde fijo con las tarifas de Movistar, operadora que escoge al ser la que cuenta con mayor número de clientes. Los datos muestran que una simple llamada desde un teléfono móvil cuesta un total de 0,47 euros por el establecimiento de llamada más 0,47 euros por minuto hablado. Sin embargo, si la llamada se realiza desde un teléfono fijo son 0,12 euros el establecimiento de llamada y 0,09 euros si la cuarta cifra del número de teléfono es 1, 2, 3 o 4 y 0,03 euros por minuto si es 5, 6, 7, 8 0 9.

Esta práctica las utilizan muchas empresas españolas incluso cuando lo que quiere reclamar el cliente es una queja o una consulta a la administración, de modo que las compañías se lucran así de sus propias incidencias y averías, lo cual representa una práctica ilegal, como recuerda la asociación de consumidores.

¿Qué reclama FACUA en estos casos?

FACUA critica que el Gobierno no tome cartas en el asunto y no haya adoptado una política regulatoria en relación a las líneas 902. Y es que la ley impuesta el pasado 27 de marzo y vigente desde un día después para la Defensa de los Consumidores y Usuarios no produce ningún cambio normativo en la anterior ley, puesto que no obliga a reducir el precio de las llamadas ni a incluirlo en los bonos y tarifas planas de las empresas de telefonía.

Esta modificación de la ley dice que la llamada a un teléfono de atención al cliente “no podrá suponer un coste superior a la tarifa básica”, que se define como “el coste extraordinario de la llamada de que se trate, siempre que no incorpore un importe adicional en beneficio del empresario”. Por lo tanto, esta es una práctica ya se daba a entender como prohibida con la versión anterior de la ley de defensa de los consumidores.

La asociación exige que se reduzcan los elevados precios y se imponga a las compañías de telecomunicaciones la obligación de incluirlas en las tarifas planas, para que así no suponga coste alguno para los clientes. Asimismo, también pide que las compañías de telecomunicaciones, gas, luz, bancos y otras grandes empresas gratuitas sean obligadas a contar con teléfonos gratuitos de atención al cliente.

Las altas fraudulentas de luz y gas quedan en segunda posición

La segunda posición del ranking mostrado por FACUA han sido las altas de luz y gas, obteniendo el 22% de los votos de los consumidores. Esto es porque los comerciales ofrecen descuentos de luz y gas que en realidad encarecen las facturas de las casas, un fraude en el que muchos usuarios están siendo víctimas también de altas no autorizadas mediante falsificaciones de contratos.

Las otras tres prácticas nominadas a La Peor Práctica Empresarial del Año han sido para las comisiones bancarias por descubiertos, el spam telefónico y las multas por retrasos de pagos en recibos de telecomunicaciones.

Sobre el autor de este artículo

Iván Durán

Nacido en Madrid allá por el 1992. Periodista formado en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada. Aprendiendo a redactar y especializándome en contenidos tecnológicos en TICbeat