Tecnología

Lift es ahora Coach.Me

screen-shot-2014-12-16-at-8.47.53-am
Escrito por Marcos Merino

Un app lanzada 3 años atrás para facilitar el seguimiento de tareas bajo el nombre de Lift se ha convertido en una plataforma avanzada de coaching en estos últimos meses.

En septiembre de 2012, abordamos en esta web el lanzamiento de una nueva app llamada Lift. En aquel momento, la presentamos como una app destinada a personas con poco tiempo libre y una misión que cumplir: “Ya sea sentirse mejor por fuera o por dentro, esta app lo organiza todo”, pues animaba “a cumplir sus hábitos diarios para poder alcanzar sus objetivos personales”.

Pero, ahora, dos años y medio después, la marca Lift ya no existe. Desde los últimos días de 2014, la startup y su app cambiaron su denominación a Coach.Me. Un cambio que va más allá de lo estético (y del marketing, pues uno de los objetivos era evitar confusiones con la app de transporte Lyft), y que responde también a un nuevo enfoque más centrado en el coaching.

Esta deriva hacia el coaching se produjo cuando los responsables de Lift se dieron cuenta de lo importante que resultaba para los usuarios de su app la contribución del resto de la comunidad: las ayudas y los consejos que se prestaban los unos a los otros a la hora de cumplir con sus metas. En 2012 explicábamos así su funcionamiento: “Cada vez que el usuario hace click en el hábito que está completando, los otros usuarios pueden verlo en un timeline en tiempo real y animarse entre ellos. A medida que los usuarios hacen las acciones, los perfiles se van volviendo verdes y el calendario de las acciones se va rellenando con nuevos objetivos alcanzados”.

El primer paso fue designar como ‘mentores’ a algunos de sus usuarios avanzados, lo que sirvió para constatar la popularidad de esa función. Ahora, lo que empezó como una herramienta para realizar seguimiento a los hábitos propios y ajenos se ha reconvertido ahora en una plataforma para consultar a más de 700 coachs (disponibles para supervisar la realización de 1400 clases de metas distintas), entre ellos el empresario y especialista en la técnica de productividad ‘Inbox Zero’ Josh Roman, o Dan Clarck, ex-estrella televisiva en ‘American Gladiators’. Así, cuando los usuarios escogen una meta a cumplir, pueden optar entre varias opciones: obtener apoyos por su progreso, fijarse objetivos semanales, recibir recordatorios… o contratar un coach por 14,99 $ a la semana.

Por ejemplo, el cofundador de Coach.me Tony Stubblebine usa su app para contactar con un coach que le ayude a seguir practicando running pese a sus lesiones de pantorrilla. Así puede enviarle vídeos de sus carreras para que le asesore sobre las mejoras que debe llevar a cabo. En Coach.Me, todas las consultas de coaching se llevan a cabo a través del chat de la aplicación, y los coach contratados tienen la obligación de contactar con sus usuarios al menos una vez al día. Su contratación puede ser tanto por una semana como indefinida.

Cuando comenzó 2015, Stubblebine dio a los usuarios de la nueva/vieja app algunos consejos para mejorar el seguimiento de sus objetivos:

  • Ser específico: No deben limitarse a decir “Quiero bajar de peso”, sino “quiero bajar de peso yendo al gimnasio 3 veces por semana” o “reduciendo el consumo de carbohidratos”.
  • Planificar: Los objetivos son difíciles de lograr porque tenemos numerosos hábitos ya arraigados que respaldan el status quo, lo que obliga a afrontar antes objetivos menores (complementarios o parciales).
  • Obtener apoyo: De familiares, amigos… o coachs.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.