Tecnología

LG G5, pre-análisis en vídeo

En lo que a smartphones se refiere siempre he pensado que LG es una marca valorada de forma inversa a la calidad de sus productos.

Prueba de evidente de ello es el LG G4, un modelo cuyas ventas y notoriedad se encuentran muy por debajo de la calidad del que para muchos, entre los que me incluyo, es uno de los mejores smartphones del 2015.

Conscientes de la necesidad de un cambio de rumbo en aspectos fundamentales como el diseño, el nuevo LG G5 se sube al carro del éxito marcado por sus principales competidores dentro de la gama alta, abandonando el plástico y la tapa trasera removible, en favor de un cuerpo metálico unibody que llega con un par de generaciones de retraso.

Sobre la mano el LG G5 luce muy bien y se asemeja tal vez en demasía a lo que podría ser la versión metálica del Nexus 5X que transmite cierta sensación de fragilidad y cuyo tacto queda todavía lejos todavía de los primeros espadas cuya mayor experiencia en este aspecto se hace notar.

Tal vez sabedores de que este cambio de rumbo no sería suficiente para poder codear su LG G5 con los iPhone 6S o los recién presentados Galaxy S7 y S7 Edge, en LG no han tenido más remedio que sacarse un as de la manga y convertir al LG G5 en el primer móvil modular del mercado.

El “Magic Slotdel G5 comienza con una pequeña pestaña en la parte inferior izquierda que sirve como resorte para liberar la parte inferior del terminal, dando acceso a un compartimento en el que inicialmente se encuentra la batería de 2.800 mAh de capacidad -que puede ser reemplazada de forma sencilla- y que además está pensado para añadir nuevos accesorios.

El primero de ellos es el LG Cam Plus, un módulo de cámara que, además mejorar la sujeción y facilitar el uso de la cámara, añade botones físicos de disparo, zoom, enfoque automático, bloqueo de la exposición y acceso directo a la aplicación de cámara, ademas de 1.200 mAh de capacidad extra de batería, que puede ser usados para cargar la batería principal si se conectan de forma conjunta o como batería secundaría si se usas de forma independiente. Un accesorio interesante que facilita en gran medida el desempeño fotográfico, y al que la batería extra hace mucho más atractivo.

El segundo accesorio para LG G5 es LG Hi-Fi Plus, un módulo de sonido desarrollado por Bang & Olufsen que añade soporte de audio de alta definición de 32 bits a 384 KHz), no sólo al LG G5, también de forma independiente al ser conectado a otros accesorios o un PC. Un accesorio interesante pero que si somos sinceros, sólo llamará la atención a los más apasionados del sonido.

¿Es Magic Slot del LG G5 una revolución? Tal vez sea pronto para juzgarlo, aunque es innegable que se trata de un elemento diferenciador que puede marcar un punto de inicio en una nueva era de móviles modulares, cuyo éxito o fracaso dependerá en gran medida del interés que puedan despertar los accesorios disponibles, y de la utilidad práctica de los mismos.

En lo que al hardware se refiere pocas sorpresas, el LG G5 incorpora el último procesador Qualcomm Snapdragon 820 que integra una GPU Adreno 530 -más eficiente energéticamente y un 40% más potente- con modem LTE cat 12 (600 Mbps de descargar) /cat 13 (150 Mbps de subida), y carga rápida Quick Charge 3.0.

El conjunto se complementa con 4 GB de memoria RAMLPDDR4, 32 GB de memoria interna ampliables hasta 2 TB con tarjetas de memoria microSD.

En cuanto a la pantalla, LG apuesta por reducir la pantalla ligeramente hasta las 5,3 pulgadas con un panel LCD IPS Quad HD de 2.560 x 1.440 píxeles (554 ppp) que cuenta con la peculiaridad de estar “siempre encendido”. Buena definición, colores naturales y, al menos a priori, un excelente nivel de brillo, son las algunas de las primeras apreciaciones en una primera toma de contacto y breve análisis del LG G5.

En el LG G5, la marca coreana ha querido reinventar la pantalla adicional visto en el LG V10 aunque implementado de forma distinta. En el LG G5 no hay pantalla secundaria, esta se sustituye por un área central en blanco y negro que muestra información como la hora y la fecha, además de los iconos de las notificaciones pendientes.

A priori, y tratándose de un panel LCD ISP ésto podría parecer una mala idea, aunque LG promete que el consumo de esta pantalla siempre activa es de sólo 0,8% de la batería por hora de uso, algo ínfimo si lo comparamos con las 150 veces al día que se estima encendemos y apagamos la pantalla del móvil cada día en busca de nuevas notificaciones. Sea como fuere, es una opción que puede ser desactivada y cuya utilidad todavía es muy pronto para poder valorarla.

En cuanto a la cámara del LG G5, mejor dicho las cámaras, ya que incorpora dos cámaras traseras: una convencional de 16 megapíxeles y una segunda cámara de 8 megapíxeles con angular de 135 grados -unos 1,7 veces más que una cámara móvil “estándar” y 15 grados más que la visión humana- que resulta muy útil para capturar grandes grupos de personas o paisajes desde corta distancia.

Su funcionamiento es sencillo, sólo hay que pulsar un botón en la parte superior de la interfaz de cámara para alternar entre uno u otra. Las pruebas preliminares muestran un sistema de cámara rápido, con un enfoque preciso y las primera impresiones de las cámaras a falta de un análisis del LG G5 más completo son muy positivas. Para aprovechar el funcionamiento del sistema de doble sensor, el LG G5 cuenta además con modos exclusivos que mezclan los resultados de ambas cámaras.

LG G5

Cómo sistema operativo el G5 de LG cuenta con una versión modificada de Android 6.0, muy minimalista sin la pantalla de tradicional de aplicaciones y con ciertas reminiscencias con iOS.

Disponible en tres colores: plata, titanio, rosa y dorado, el LG G5 integra lector de huellas en el botón de inicio que mantiene su tradicional ubicación en la parte trasera y cuenta con conectividad USB-C, WiFi 802.11 ac, NFC y Bluetooth 4.2.

Todavía se desconoce el precio del LG G5 y su disponibilidad, aunque toda apunta que pueda estar en las tiendas y operadores a partir del mes de abril.

Ficha Técnica | LG G5

Artículo original | ComputerHoy.com

Sobre el autor de este artículo

Iván Muñoz

Enganchado al mundo de la tecnología desde que conecté por primera vez mi Amstrad CPC 464. Programador en el olvido, y antiguo redactor jefe de Personal Computer & Internet, sigo al pie del cañón como Web Manager de Computerhoy.com y TicBeat.com.