Aplicaciones Tecnología

Las mejores aplicaciones españolas de 2015 se inspiran en Freud, un handpan y Tinder

apps
Escrito por Manuela Astasio

La plataforma The App Date entrega sus galardones anuales, que reconocen los proyectos más innovadores del panorama nacional.

La plataforma de recomendación de apps en español The App Date entrega hoy sus premios de 2015 a las mejores aplicaciones y proyectos del año en nuestro país, escogidos por su jurado pero también, en algunos casos, por el público internauta.

Innovación, originalidad y un toque de frescura conforman el denominador común de los galardonados, que demuestran, en todos los casos, que la disrupción muchas veces no solo se encuentra en crear algo absolutamente nuevo de la nada, sino en darle una vuelta de tuerca a los conceptos que ya conocemos.

Las mejores aplicaciones españolas de 2015 se inspiran en Freud, un handpan y Tinder

Como Badi, premio a la mejor app española desarrollada en 2015, que ha sido escogida por el jurado de The App Date entre más de un centenar de aspirantes por ser “el Tinder de los pisos compartidos”. Concebida directamente para smartphones, esta aplicación busca trasladar la dinámica de flechazos y matches (tiene 350 por día en su plataforma) de la célebre app de ligoteo a la búsqueda de compañeros de piso.

The App Date también ha querido tener un gesto con el pujante sector de la realidad virtual –“será protagonista en 2016”, afirma su equipo-, y ha reconocido a la experiencia Freud-Me como la mejor de Realidad Virtual del año en nuestro país. El proyecto propone una vivencia “inmersiva de mejora de las emociones” a partir de una conversación virtual y ficticia con nada más y nada menos que Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, a través de la que el usuario podrá explorar las profundidades de su yo. Un equipo de la Universidad Europea apoyado con fondos europeos ha querido investigar –los resultados han sido publicados en Nature– así los beneficios psicológicos y emocionales que tiene calzarse unas gafas de realidad virtual y un traje wearable para charlar con la versión digital del neurólogo austríaco y, también, contemplarse a uno mismo desde fuera, si es que eso es posible.

El público también ha hablado en los premios de este año, y lo ha hecho para escoger BeneBene como la mejor aplicación del año, la favorita de las más de 3.000 personas que han participado en la votación. De carácter eminentemente social, BeneBene se centra en, al estilo Wallapop, donar objetos que ya no utilicemos –desde comida hasta ropa y muebles- a entidades sociales. El usuario publica lo que quiere dar y las organizaciones pueden conectar con él, gestionando los pormenores de la entrega vía chat.

Las mejores aplicaciones españolas de 2015 se inspiran en Freud, un handpan y Tinder

​El proyecto más innovador del año es, para The App Date, Ovalsound, una aplicación que convierte el smartphone en el que la instalemos en el handpan, ese instrumento musical de percusión creado en un laboratorio suizo en el año 2000. Ha sido el proyecto español con más éxito nunca en la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Y los gemelos Soto se han alzado con el premio The App People, que reconoce a la personalidad española más relevante de la escena internacional de apps, en reconocimiento a la trayectoria que los ha llevado desde el instituto público de Coslada en el que estudiaron hasta Silicon Valley, donde trabajan hoy para firmas como Twitter, Apple y Pebble.

Actualización: hemos corregido el número de flechazos o matches diarios que se producen en la aplicación Badi, del que habíamos indicado por error que era 35, y que la compañía cifra en 350.

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.