Tecnología Wearables

Las Google Glass entran en una nueva etapa

google-glass-monturas
Escrito por Elías Notario

Google ha decidido cerrar el programa Glass Explorer y continuar desarrollando las Google Glass de forma interna y secreta

Desde hacía un tiempo Google había dejado medio en letargo las Google Glass, sus gafas inteligentes que levantaron pasiones en un primer momento y no tanto posteriormente. Sin embargo ahora sabemos que ese supuesto parón del proyecto sólo fue de cara a la galería y realmente nunca existió, simplemente estaban trabajando en una profunda reestructuración del mismo de la que la empresa ha informado en las últimas horas.

Entrando en detalles, tenemos que los del buscador han decidido que ha llegado el momento de cancelar el programa Glass Explorer (imaginamos que ya tienen toda la retroalimentación que querían) y continuar desarrollando el dispositivo de forma interna y secreta, para lo que a partir de ya el proyecto pasa a ser independiente dentro de la empresa desvinculándolo así de la “división de experimentos” (la conocida como Google X).

Por otro lado, también hay cambios respecto a la estructura directiva responsable del proyecto. Concretamente han incorporado a ella a Tony Fadell, máximo responsable de Nest que se encargará de supervisar a nivel general el avance de las Google Glass (Ivy Ross seguirá ocupándose como hasta ahora de las operaciones diarias, con la diferencia de que tendrá que reportar a Fadell).

Cerrando el círculo, aunque la descontinuación del programa Glass Explorer supone que la gente común ya no podrá hacerse con las Google Glass, no se dejará de distribuir el aparato completamente, Google seguirá vendiéndolo a empresas, desarrolladores e instituciones.

Los retos

En resumen, parece que Google va a meterse de lleno en el desarrollo de la versión final de las Google Glass, un proceso complejo durante el que probablemente intentarán dar solución a los tres asuntos que más descontento han generado entre los probadores del dispositivo. Los siguientes:

  • Alto precio: son muchos los que creen que 1.500 euros, cantidad a la que Google ha venido vendiendo las Googles Glass, es un precio desorbitado. Si podrán reducirlo y cómo nadie lo tienen claro
  • Estética: Google debe dar con una fórmula que convierta las Glass en un complemento tecnológico que no se note (muchos han criticado que las actuales Glass dan un aspecto medio robótico a quienes las llevan)
  • Privacidad: el asunto de la privacidad siempre es peliagudo y con el dispositivo que nos ocupa también ha habido polémicas a este particular. Tendrán pues que prestarle mucha atención a esto si no quieren sufrir problemas

¿Cuándo veremos el producto final? Esa es la pregunta del millón, para la que no hay respuesta. Si todo va bien, en algún momento de este año, pero también puede ocurrir que terminen por cancelar del todo el proyecto. El tiempo dirá.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com