Tecnología

Las estrellas de la música se rebelan contra Youtube

Paul McCartney quiere oficiar la ley de copyright estadounidense
Escrito por Lara Olmo

Hasta 180 nombres de artistas y casas discográficas, entre los que se encuentran Paul McCartney y Taylor Swift, solicitan la reforma de la ley estadounidense que regula el copyright digital y que afecta a plataformas como Youtube.

Paul McCartney y Taylor Swift son dos de los 180 nombres entre artistas y discográficas que acaban de firmar una carta para pedir la reforma de la Digital Millennium Copyright Act, ley que regula el copyright digital en Estados Unidos y la música por streaming.

¿Los motivos que alegan? Que permite que servicios como Youtube sean “un puerto seguro” para infringir los derechos de autor de los músicos.

La Digital Millennium Copyright Act, conocida por sus siglas DMCA, permite usar, modificar y distribuir canciones protegidas por copyright sin pagar derechos. Fue aprobada en 1998 antes de que existieran los servicios de reproducción de video en línea, y entonces fue un intento por actualizar la legislación sobre los derechos de autor a las nuevas tecnologías.

Esta ley tiene dos secciones que han sido polémicas desde el día que entró en vigor en el año 2000:

La primera prohíbe que los usuarios utilicen un dispositivo de manera diferente para la que fue diseñado, saltándose los mecanismos de protección del aparato. Aunque en realidad la han empleado los fabricantes para bloquear a la competencia.

La segunda es la sección “Safe Harbour”, que exime al proveedor de servicios de las infracciones de copyright que cometan los usuarios, siempre y cuando avise al autor; a partir de ahí éste puede reclamar la eliminación de dicho contenido.

Esta cláusula es la que más durament atacada ha sido por la industria de la música, ya que considera que otorga permiso a plataformas online como Youtube para usar su música para atraer usuarios sin pagar las licencias correspondientes. Una excepción de la que no disfrutan plataformas dedicadas oficialmente al negocio, como iTunes o Spotify, y a los que pronto es unirá Amazon.

Los ingresos de la música por streaming superarán a los de las descargas en 2018

En el texto los firmantes manifiestan que “La DMCA ha permitido que las corporaciones tecnológicas crezcan y generen enormes beneficios al facilitar que los consumidores puedan llevar casi cualquier canción grabada en su bolsillo a través de un teléfono inteligente, mientras los ingresos de los compositores y los artistas continúan disminuyendo“.

Esta carta llega en un momento clave: por un lado, la DMCA cumple su mayoría de edad yestá siendo revisada por la oficina del Copyright estadounidense; y por otro lado varias discográficas tienen que renovar sus acuerdos con Youtube.

Cuando la plataforma fue adquirida por Google, acababa de firmar tres contratos independientes con CBS, Sony BMG Entertainment y Universal Music Group y de anunciar otro con Warner Music. Acuerdos que expiran a lo largo de 2016, y que estas dsicrográfiacs no quieren retomar hasta revisar el “Safe Harbour”.

Youtube lanza Youtube Music

El año pasado, la música por streaming generó a la industria 2.400 millones de euros solo en los EEUU, convirtiéndose así en su principal fuente de ingresos después de las descargas, la venta de discos materiales y las licencias de explotación comercial. Pero para los firmantes de esta carta es insuficiente.

Vía | rollingstone.com

Recurso | lopezdoriga.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.