Tecnología

Las emisiones de carbono se mantienen estables pese al crecimiento económico

La caída global del carbón como fuente principal de energía está permitiendo alcanzar niveles de emisiones de carbono que no se veían desde el siglo XIX.

Por tercer año consecutivo, las emisiones mundiales de carbono a la atmósfera se mantuvieron estables, siendo además 2016 el primer curso en que este hito se produce en un contexto de crecimiento económico (estimado en el 3% mundial). Buenas noticias para el medio ambiente que se deben, principalmente, al menor uso de fuentes de energía contaminantes (como el carbón) en el ‘mix’ energético global.

Un total de 32,1 gigatoneladas de carbono se liberaron el pasado año, de acuerdo a la Agencia Internacional de Energía; entidad que destaca cómo la mitad del crecimiento en la demanda energética experimentada durante 2016 se cubrió mediante energías renovables, especialmente por generación hidroeléctrica (la mitad del total). También otra fuente con pocas emisiones, la nuclear, ha vivido un buen año, con el mayor incremento de generación desde 1993 gracias a los nuevos reactores que se están desplegando en seis países a lo ancho y largo de nuestro planeta.

La Unión Europea ha contribuido notablemente a estos esperanzadores datos sobre contaminación atmosférica, con logros como reducir el uso del carbón en un 10% (más acusado en países como Reino Unido, que ha reducido a la mitad su demanda de esta fuente de energía, llegando a cifras que no se veían desde el siglo XIX).

Costa Rica funcionó 250 días sólo con energías renovables en 2016

Por su parte, China impulsó en 2016 la construcción de cinco nuevos reactores nucleares que le darán hasta un 25% más de capacidad. Y es que, según recoge Reuters, el gobierno del Gigante Asiático pretende cubrir dos tercios de la creciente demanda del país únicamente con energías renovables y nucleares. Con todo ello, el pasado curso China ya logró reducir un 1% sus emisiones de carbono en un contexto en que la demanda se disparó un 5% y el crecimiento económico hizo lo propio en un 7%.

Finalmente, el Estados Unidos que dejó Barack Obama experimentó un descenso del 11% en el uso de carbón para producción eléctrica, convirtiéndose el gas natural en la mayor fuente de energía de EEUU y reduciendo, a su vez, las emisiones de carbono en un 3%. Esto supone que Estados Unidos emite actualmente carbono a la atmósfera en niveles similares a 1992… pero con una economía un 80% mayor a la de aquel entonces.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.