Tecnología

Las bombas acabarán imprimiéndose en 3D

Misil Lanzado
Escrito por Rafael Claudín

El ejército de Estados Unidos se plantea el uso futuro de impresoras 3D para crear cabezas explosivas.

Estamos acostumbrados a ver las maravillas que pueden lograr las impresoras 3D, desde fabricar un “chalét” en un día, un trabajo de chinos, hasta la generación de hamburguesas. Pero la tecnología en realidad está dando apenas sus primeros pasos y todavía puede dar mucho de sí en numerosos terrenos. Como era de esperar, el ejército americano se plantea el uso de impresoras para todo tipo de funciones, incluyendo incluso la creación de ojivas.

Portada revista Army tech

La revista Army Technology ha dedicado íntegramente su último número (puedes consultarlo online aquí) a las posibilidades de esta tecnología. Las impresoras 3D se utilizarán, por ejemplo, para conseguir piezas de repuesto rápidamente, así como para personalizarlas según las necesidades particulares de los soldados y sus misiones sobre el terreno.

De hecho, ya se han utilizado para estas labores durante conflictos recientes. En Afganistán, el ejército de Estados Unidos utilizó el modelo Stratasys Fortus 3-D para crear rápidamente prototipos de nuevas piezas, reduciendo considerablemente, hasta apenas unos días, los tiempos de creación de estos elementos.

Impresora 3D Fortius

Otros terrenos en los que los ingenieros y científicos del ejército esperan que esta tecnología sea útil son el modelado de maquetas del terreno de combate y la creación de medicinas, comida o nuevos materiales. Incluso la formación de tejido humano para el tratamiento de heridas, especialmente quemaduras, como señala PopSci.

Impresion 3D ejercito

Un uso, literalmente, explosivo

Pero el artículo más impactante es la entrevista realizada a James Zunino, ingeniero de materiales del Army Armament Research, Development and Engineering Center de Estados Unidos. El ingeniero señala que las cabezas explosivas creadas con impresoras 3D permitirían crear bombas de potencia muy específica y capaces de impactar en una dirección concreta, limitando, entre otras cosas, parte de sus daños colaterales.

James Zunino

Para Zunino, “una vez que entras en la física de la detonación, abres un universo completamente nuevo. El valor real que consigues es una mayor seguridad, mayor capacidad letal y operativa en el mismo espacio.” En resumen, las bombas impresas permitirán realizar ataques más precisos y más letales.

Pecaríamos de inocentes si pensábamos que algo tan maravilloso como las impresoras 3D no se iban a utilizar con fines de destrucción, aunque no sea masiva. Resulta hasta sorprendente que no hayan puesto manos a la obra mucho antes… Y por otro lado resulta inquietante que se utilicen con estos fines. El próximo Blockbuster de serie B ya no será una variante de Sharknado sino algo tipo El ataque de las impresoras 3D.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.