Tecnología

Las aplicaciones móviles revolucionan la forma de aprender inglés

aplicaciones, apps móviles, idiomas, aprendizaje,inglés,exámenes oficiales
Escrito por Lara Olmo

Duolingo y apps similares están cambiando la forma en que aprendemos idiomas, lo que supone un reto para academias y centros que imparten los títulos oficiales.

El inglés sigue siendo el rey de los idiomas; en hablantes pero también en aprendices: del billón de personas que hoy en día estudian una lengua, 800.000 millones han elegido la de Shakespeare. Y es que por mucho que llevemos décadas oyendo que sin él no vamos (casi) a ninguna parte y aparezca como requisito de practicamente cualquier oferta de trabajo cualificada, todavía hay muchos que no lo dominan y un buen número que lo habla quiere perfeccionarlo.

Sea como fuere, al final el objetivo es el mismo: conseguir un título oficial que avale el dominio del inglés. TOEFL, TOEIC, IELTS… los hay con tantos nombres como letras tiene el abecedario, pero todos tienen una cosa en común: su alto precio. Las pruebas para obtenerlos llevan tiempo recibiendo críticas, a parte de por su coste, por ser demasiado estandarizadas y no medir el inglés que se realmente se utiliza.

Estos exámenes representaban hasta ahora una importante fuente de ingresos para los centros oficiales que los impartían, pero esto podría cambiar con la masificación de nuevos modelos de aprendizaje de idiomas a través de aplicaciones móviles.

Duolingo se ha convertido en una de las más exitosas. Sus propios fundadores, Luis von Ahn y Severin Hacker, tuvieron que superar el TOEFL antes de viajar a EE.UU. El primero, guatemaltés, tuvo que viajar desde El Salvador y pagar 1.000 dólares “para certificar que sabía inglés”, tal y como Von Ahn explica. “Equivale al salario medio de tres meses de muchas personas del mundo desarrollado“, le gusta recordar.

Aplicaciones como esta incluyen ejercicios de traducción, de pronunciación, de diferenciar frases correctas e incorrectas o de unir palabras con sus correspondientes fotografías. Todo ello reunido en pequeñas lecciones que, al superarse, permiten pasar al siguiente nivel. Esto le motiva al usuario a superarse, más aún cuando comparte sus  resultados y puede competir con otros. Por eso es un buen ejemplo de gamificación.

Y el método parece que funciona. Un estudio llevado a cabo por la universidad de Carolina del Sur y el Queens College demostraba que dedicar una media de 34 horas al aprendizaje de un idioma con Duolingo equivalía a un semestre completo de idiomas en la universidad.

Google Translate ya sabe más de 100 idiomas

Esta nueva forma de aprender inglés y otros idiomas supone una disrupción en el sector que va a obligar, no solo a los centros que imparten títulos oficiales, sino a academias, profesores y demás jugadores de la industria a readaptar el modelo actual. Algunas instituciones como la Universidad de Harvard o el Instituto Max Planck de Alemania ya están dando los primeros pasos,  incorporando los exámenes de Duolingo en sus planes formativos.

Estos exámenes tienen una estructura similar a la de los oficiales (vocabulario, ‘speaking’, ‘listening’) y al final otorgan al usuario una certificación con una puntuación sobre 100. El autocorrector, los auriculares y cualquier otro elemento de soporte quedan inhabilitados durante la prueba, que es grabada en vídeo y monitorizada por un supervisor.

Uno de los mayores retos a los que este tipo de aplicaciones tiene que hacer frente es la monetización. En el caso de Duolingo, por ejemplo, es gratuito, algo que es posible porque muchos de sus cursos están diseñados por voluntarios (sobre todo los de aquellos idiomas que tienen poca demanda). Aunque hizo un intento por obtener beneficios económicos a través de la traducción de textos cortos extraídos de artículos de BuzzFeed y CNN, que eran sus clientes, pero finalmente no cuajó. 

Mientras continúa creciendo en número de usuarios y planifica extender el modelo a otras materias y asignaturas, los grandes centros de idiomas continúan desprestigiando a aplicaciones para aprender inglés como Duolingo. ¿Se verán al final obligadas a bajar las tarifas de los exámenes oficiales?

Vía | slate.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • asdf

    Gratis? Dónde está el truco?

  • Rubén Cortes

    Hola Lara, no he visto que hayas hablado de MultiDub. Échale un ojo a esa App porque la sacaron hace dos semanas y la idea es una verdadera genialidad… No te explico lo que es.