Tecnología

Las aerolíneas prohíben grabar vídeos en sus aviones para evitar otro caso United Airlines

Escrito por Lara Olmo

Las aerolíneas están optando por limitar lo que se puede y lo que se no se puede grabar o fotografiar en los aviones para evitar que se compartan y viralicen en Internet los hechos conflictivos que puedan darse.

¿Quién no se ha hecho un selfie o ha grabado un vídeo en los minutos previos al despegue del avión? Desde que llevamos los móviles con internet encima, parece que uno no comienza sus vacaciones hasta que lo comparte en redes sociales. Las aerolíneas lo saben y se han habituado a que sus viajeros tengan este tipo de comportamientos.

El problema para ellas viene cuando esos mismos móviles se emplean para grabar o fotografíar determinados hechos que no les interesa que salgan a la luz pública. El reciente incidente de United Airlines con uno de sus pasajeros es un buen ejemplo del poder de las nuevas tecnologías para dar visibilidad a hechos que en otro contexto habrían pasado desapercibidos.

Para remediarlo, algunas aerolíneas estadounidenses (como la propia United Airlines, American, oDelta) están optando por modificar sus políticas respecto a lo que se puede y no se puede fotografiar o grabar en sus aviones. De esta forma, el pasajero puede capturar con su móvil hechos o actitudes que tengan que ver con un contexto personal pero tienen prohibido grabar a otros pasajeros y al personal de vuelo.

Estas directrices no siempre se aplican, pero las compañías están en su derecho de hacerlo porque vienen incluidas en los manuales y folletos de vuelo que facilitan a los pasajeros.

Sin embargo, según abogados especializos en derecho estadounidense, no existe ninguna ley expresa que prohiba tomar fotos o vídeos en un avión, por lo que es improbable que alguien se enfrente a un cargo judicial por hacerlo durante un altercado en una nave, ya sea porque le afecta a él o a otro viajero.

Consejos para volar con niños, ahora sin dispositivos electrónicos

Sin embargo, los mismos expertos afirman que al tratarse de empresas privadas, las aerolíneas están en su derecho de establecer las normas que se apliquen en los espacios de su propiedad, como son los aviones.

Otra cosa son los aeropuertos, espacios públicos donde la aerolínea no puede limitar la grabación en vídeo o la toma de fotografías, aunque se trate del puesto de control previo a subir al avión. La Administración de Seguridad de Transporte dice claramente que está permitido grabar o fotografiar mientras no se tomen imágenes de los monitores ni interfiera la labor de los inspectores.

Los límites de las aerolíneas están levantando ampollas entre los viajeros, muchos de los cuales opinan que sus móviles son la única alternativa que tienen para compensar un servicio al viajero que está en declive. ¿Tú qué opinas?

Vía | Associated Press

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.

  • Paintingblack

    Muy bien… ellos hacen mal las cosas y lo que quieren ahora es seguir haciéndolas pero que no haya pruebas visuales… así es como se corrigen los problemas, bravo…