Tecnología

La Unión Europea plantea dotar de ‘personalidad electrónica limitada’ a los robots

Una empresa japonesa sustituirá a 34 empleados de cuello blanco por robots

Un documento aprobado por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Europarlamento propone obligar a que los robots cuenten con un marco legal propio y se obligue a contratar seguros para ellos.

Un informe aprobado el pasado jueves por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo defiende que es esencial regular ya mismo el creciente mercado de la robótica para resolver cuestiones éticas, de seguridad o de responsabilidad en caso de accidente.

Su autora, la eurodiputada socialdemócrata Mady Delvaux, defiende que con este movimiento, la UE podría adelantarse a la realidad que se avecina e instaurar un marco legal común antes de que cada Estado miembro aplique su propia norma sobre robótica, entendida en su sentido más amplio. “No estamos hablando de armas. Se trata de máquinas equipadas con sensores e interconectadas para recabar datos. La nueva generación de robots será cada vez más autodidacta. Los más prestigiosos son los coches autónomos, pero también drones, robots industriales, robots de asistencia o de entretenimiento”, explica la política luxemburguesa.

Uno de los puntos más polémicos en el debate sobre la robótica es, en caso de accidente, quién deber asumir la responsabilidad. “Tenemos dos opciones. Si se aplica de forma estricta el principio de responsabilidad, el fabricante es el mejor situado para limitar cualquier daño potencial“, añade Delvaux. “La otra opción es un enfoque de evaluación de riesgo para el que se tienen que realizar pruebas previas y un sistema de compensación al que contribuyan las distintas partes implicadas. También proponemos que exista un seguro obligatorio, al menos para los robots grandes”.

La eurodiputada Mady Delvaux.

En ese sentido, parece que uno de los fundamentos más importantes para la UE es que los consumidores estén seguros de que estarán cubiertos, no sólo de las malas acciones de los propios robots sino del uso que hagan las empresas de esta tecnología. “La cuestión clave es la seguridad y la protección de datos. Los robots no pueden funcionar sin un intercambio de datos, así que también hay que ver quién tiene acceso a estos datos”, añaden desde las instituciones comunitarias.

Sobre el rol legal que debe darse a estos robots (más cuando hay debate a escala mundial acerca de considerarlos humanos en determinados casos), Delvaux cree que “se les podría conceder una especie de ‘personalidad electrónica’ limitada, al menos en materia de compensaciones. Algo similar a lo que ocurre ahora con las compañías, pero no se trata de algo inmediato”. Una posición conservadora todavía ya que los esfuerzos de la UE pasan por crear un marco legal para los robots que están ahora en el mercado o para los que estarán en el mercado en los próximos 10 o 15 años; todavía no para inteligencias artificiales completas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.