Tecnología

La seguridad, una nueva ventaja competitiva empresarial

Escrito por Autor Invitado

La magnitud y alcance de las amenazas cibernéticas obliga a las empresas a reenfocar sus recursos tecnológicos para fomentar la seguridad conectada

Hoy en día, la productividad de una empresa está inextricablemente relacionada con la capacidad de sus empleados, partners y clientes de acceder a los datos e intercambiarlos. No obstante, esta nueva vía de acceso –pensamos en decenas de puntos finales con acceso a aplicaciones corporativas o información crítica de negocio– es extremadamente vulnerable. Independientemente de su tamaño y sector de actividad, la red corporativa representa el sistema nervioso central de muchas empresas, por lo que una caída de la red puede paralizar literalmente el negocio completo.

Del mismo modo, el consumo excesivo de ancho de banda debido al uso de vídeo, TV en directo por streaming o Facebook y Twitter puede afectar al rendimiento de la red y, por tanto, al negocio. Todo ello sin olvidar la exposición creciente a nuevas y sofisticadas amenazas de seguridad. Es obvio que la magnitud y alcance de las amenazas cibernéticas obliga a las empresas a reenfocar sus recursos tecnológicos para fomentar la seguridad conectada y garantizar una protección bidireccional –desde fuera hacia dentro y viceversa–.

Antes, se instalaban cortafuegos para proteger la red corporativa contra amenazas externas, como virus y malware (de fuera hacia dentro). Esta prioridad no ha cambiado. De hecho, hoy en día este enfoque es más importante y supone un mayor desafío que nunca. Por este motivo la tecnología RFDPI (Inspección profunda de paquetes sin reensamblado) es clave, pues escanea cada byte de cada paquete del tráfico de red en todos los puertos y proporciona una inspección completa del contenido para eliminar las amenazas antes de que accedan a la red, ofreciendo así un nivel de inspección y detección sin precedentes en la industria y sin limitaciones del tamaño de los archivos, del rendimiento ni de la latencia.

Pero, hoy en día, los cortafuegos de próxima generación también ofrecen una protección crítica desde dentro hacia fuera. Gracias a sus prestaciones avanzadas de inteligencia y control de aplicaciones, son capaces de garantizar la seguridad de la red, aumentando al mismo tiempo la productividad. Esto significa innovadoras prestaciones de inteligencia y control de acceso a las aplicaciones mediante la asignación de derechos y ancho de banda a los usuarios en función de las prioridades de negocio, horarios, tipo de aplicación, etc.

Es meridionalmente claro que, en las empresas actuales, la protección y el rendimiento van de la mano y que sin una estrategia de seguridad conectada, capaz de detectar las amenazas externas y de neutralizar los peligros internos de la red, las redes corporativas se muestran altamente vulnerables e incapaces de ofrecer al negocio una ventaja competitiva sostenible.

El autor de este artículo es Isaac Forés, country manager de Dell SonicWall Iberia

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado