Tecnología

La realidad mixta de Windows, una nueva forma de consumir contenido

realidad mixta
Escrito por Ana Galán

Durante la IFA 2017 tuvimos la oportunidad de charlar con dos ejecutivos de Microsoft, Greg Sullivan y Chris Hollis, sobre su plataforma Windows Mixed Reality que estará disponible en todos los ordenadores con Windows 10 con su nueva actualización, Windows 10 Fall Creators Update, disponible a partir del 17 de octubre.

Con Windows Mixed Reality Microsoft busca llevar la experiencia de la realidad mixta a todos los hogares, catorce meses después de abrir esta plataforma a los desarrolladores.

De acuerdo con Greg Sullivan el objetivo es que todo el mundo pueda interactuar con el mundo digital de la misma forma que interaccionan con el mundo real. Que no haga falta ser un desarrollador ni tener conocimientos profesionales tecnológicos para poder usarlo. Porque con su plataforma “estamos liberando este mundo digital de la pantalla plana y mezclando la realidad digital con el mundo físico. Ya lo mostramos en su momento con HoloLens y ahora con este software que llegará a todos los PC con Windows 10. Y continuaremos este viaje para que nuestra interacción con la información digital sea cada vez más según los términos de los seres humanos, que podamos interaccionar con el mundo digital de las misma forma que lo hacemos con el mundo real. Con Windows Mixed Reality la realidad virtual está lista para mamá”.

Realidad aumentada o realidad virtual, ¿qué tecnología es más prometedora?

En definitiva, lo que la empresa estadounidense busca es incorporar la realidad mixta en el día a día de sus usuarios, hasta el punto que en muchos de los casos no haga falta contar con un dispositivo de realidad virtual, simplemente con la pantalla del ordenador. “Parte del trabajo de Windows es abstraer la complejidad de la realidad virtual y convertirlo en algo que todos puedan hacer y usar. Democratizar la tecnología es uno de nuestros objetivos”, tal y como aclara G. Sullivan.

Sin embargo, este proceso, que en los labios de los directivos de Microsoft suena sencillo aún presenta muchas preguntas. La más obvia es si realmente nuestras sociedades están preparadas para disfrutar de este mundo digital que se mezcla con el real. Aunque Windows Mixed Reality está enfocado para todos los usuarios de este sistema operativo, ¿en qué medida lo dominan la totalidad de sus usuarios? ¿Realmente nuestras madres van a abrir un día el ordenador, van a ver que hay algo nuevo y van a ponerse a aprenderlo, a interactuar con ello? ¿O simplemente lo ignorarán? Si ya las generaciones más mayores tienen problemas para lidiar con las nuevas tecnologías en el mundo que conocen, ¿realmente van a ser capaces de usar la realidad virtual?

Por otro lado, los directivos de Microsoft creen que en unos años los escenarios empresariales y comerciales de la realidad mixta serán igual o más importante que el del consumo, por ejemplo, usando esta tecnología para el análisis de datos o su visualización (como herramientas como Power BI).

¿Están nuestras actuales generaciones preparadas para este cambio? Usar la realidad virtual para el entretenimiento, ver un vídeo en 360 grados o jugar con unas gafas de realidad virtual son dos experiencias sencillas pero acostumbrarse a usar la realidad mixta en el ambiente laboral puede llevar mucho más tiempo.

Microsoft está dando un gran paso al hacer la realidad mixta disponible para todo el mundo, de eso no hay duda pero habrá que ver si estamos preparados para ello, si va a existir una demanda real, si los miles de usuarios de Windows, lo utilizarán, si tu madre será capaz, y sobre todo, querrá, aprender a sacarle el máximo partido a esta nueva tecnología.

Windows Mixed Reality quizá democratice la tecnología, al permitir su uso sin necesidad de ser un desarrollador pero aún hace falta una curva de aprendizaje y que la sociedad esté dispuesta a incorporarlo en su día a día. Seguramente, las nuevas generaciones se aprovechen de esta plataforma pero ¿lo hará tu madre? Lo más probable es que no.

 

Sobre el autor de este artículo

Ana Galán