Tecnología

La polémica entre Google y el derecho al olvido llega a México

Casi la mitad de las webs corporativas españolas no son responsive, según estudio
Escrito por Redacción TICbeat

El gigante de Internet pelea en los tribunales del país norteamericano para no retirar enlaces que disgustan a un empresario.

Cuando el Tribunal de Luxemburgo se pronunció sobre el derecho de los ciudadanos a que, en determinadas circunstancias, Google “olvidara” ciertos aspectos de su vida, no solo sentó un importante precedente en Europa, sino también en el resto del mundo. La polémica ya ha llegado, por ejemplo, a México.

El Wall Street Journal se hace eco de un caso que enfrenta en los tribunales a la filial mexicana de Google y a varios activistas locales a favor de la libertad de expresión con el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI). Todo en relación al empresario Carlos Sánchez de la Peña. El gigante de Internet rechazó en 2014 la petición de este hombre de negocios, propietario de Estrella Blanca, una compañía de autobuses, para que retirara de sus resultados de búsqueda varios enlaces que contenían comentarios negativos acerca de su persona. A finales de enero el IFAI dio la razón a Sánchez de la Peña.

Uno de ellos era un link a la publicación mexicana Fortuna, que se hizo eco en un artículo en 2007 de una demanda presentada por varios accionistas de Estrella Blanca contra el padre de Sánchez de la Peña, Salvador Sánchez Alcántara. En el texto se menciona que Estrella Blanca recibió varios préstamos valorados en varios millones de dólares de bancos mexicanos que después quebraron, y que dicha deuda fue absorbida después, cuando ya había vencido, por el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, organismo federal.

Al igual que la europea, publica el rotativo estadounidense, la ley mexicana contempla el borrado de enlaces a artículos de terceros que resulten molestos a quienes son mencionados en ellos de los buscadores locales (no así de Google.com) siempre que éstos no contengan información de interés público. Sin embargo, este caso ha hecho saltar las alarmas: para muchos, el IFAI no se habría acogido aquí a dicha excepción y estaría incurriendo en una aplicación de la ley que permite a quien tenga suficiente poder para ello borrar su pasado.

El Wall Street Journal se hace también eco de la apertura en México de un filial de la startup española Eliminalia, que se dedica, precisamente, a atender y gestionar las solicitudes de derecho al olvido de los usuarios para que eliminen de Internet enlaces con los que no estén a gusto.

Foto cc: NOGRAN s.r.o.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.