La piratería, una poderosa herramienta para Netflix

imagen netflix

El consumo de contenidos audiovisuales a través de sitios de Internet que los distribuyen sin el consentimiento de los propietarios de los derechos es una realidad. Ante tal hecho caben dos opciones: una, demonizarlo e intentar combatirlo a base de legislaciones coercitivas; o dos, aceptarlo, pensar fórmulas para captar esa base de usuarios y estudiar cómo utilizar el fenómeno en beneficio propio. Justo esto último hace Netflix, el videoclub online de películas y series más grande del mundo.

Así lo ha desvelado en las últimas horas Kelly Merryman, vicepresidente de la división de adquisición de contenidos de la compañía. Concretamente explicó que Netflix analiza qué series son las que mejor funcionan en descargas en las redes BitTorrent y demás sitios destinados a compartir archivos y en base a esa información, junto a otros factores, determinan las nuevas series a comprar para incluir en su catálogo.

Dicho de otra forma, Netflix usa la piratería como herramienta con la que detectar aquellas series que mejor están funcionando entre la gente, información de la que a su vez se nutren en parte para construir su oferta de contenidos. Según las palabras del propio Merryman: “En la compra de series, nos fijamos en lo que va bien en los sitios de piratería”.

En esta misma línea, la de entender la piratería de contenidos como algo positivo, estuvieron también unas declaraciones recientes realizadas por Reed Hastings, CEO de Netflix. En ellas manifestó ser consciente de que los torrents aguantan y se siguen usando en todo el mundo, lo que ve como una oportunidad: el fenómeno crea demanda, parte de la cual Netflix puede absorber al ofrecer una mejor experiencia de uso que las descargas a través de torrents. “Netflix es mucho más fácil que torrenting. Usted no tiene que lidiar con los archivos, no tienes que descargarlos y moverlos. Sólo tienes que pulsar y ver”, dijo el CEO.

Netflix, imparable

Esta cultura de empresa en la que la piratería se analiza y se intenta utilizar en beneficio propio, además de otros pilares como impulsar la producción de contenidos exclusivos, ha resultado ser un éxito. No lo digo yo, lo dicen los hechos.

Mientras que todas las legislaciones antipiratería han fracasado estrepitosamente, Netflix no ha parado de crecer. Por ejemplo el aumento del precio de las acciones de la empresa se ha desatado en el último año, alcanzado en julio el punto más álgido con un crecimiento interanual del 318%. Por otro lado tampoco dejan de expandirse: a los países en los que ya dominan la semana pasada unieron los Países Bajos, y en octubre introdujeron el servicio en Noruega, Finlandia, Suecia y Dinamarca.

Así que, aunque falta mucho para terminar con el problema de la piratería, la solución pasa sí o sí por empresas estilo Netflix. Ojalá los legisladores pusieran todo su empeño en ayudarlas lo máximo posible en vez de enrocarse en la estrategia actual del acoso y derribo.

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com

Contenidos Relacionados

Top