Tecnología

La impresión 3D está aquí para quedarse

impresion_3d
Escrito por Autor Invitado

Cuando aparece una tecnología nueva e innovadora siempre saltan las alarmas sobre si será una moda pasajera o pasará a formar parte de nuestra vida cotidiana. ¿Qué ocurrirá con la impresión 3D? Estos son algunos movimientos empresariales que nos hacen pensar que ésta ha llegado para quedarse.

Cuando aparece un producto o una tecnología nueva e innovadora, siempre saltan las alarmas sobre si será una moda pasajera o pasará a formar parte de nuestra vida cotidiana. Algunos ejemplos del pasado han hecho historia en este aspecto, por citar algunos ejemplos, el Láser Disc, aquellos gigantes discos ‘compactos’ de doble cara que prometían ser el sucesor del VHS o los, idolatrados por unos y odiados por otros, Tamagotchis. En el caso de la impresión 3D para uso doméstico o de oficina, no han tardado en aparecer los agoreros de un gran fracaso o los que ven la tercera revolución industrial en esta tecnología que, lejos de ser nueva, sí acaba de entrar en el mercado del consumo doméstico y de los productos de bajo coste. 

En defensa de esta tecnología, debemos citar algunos movimientos empresariales que nos hacen pensar que la impresión 3D ha llegado y es para quedarse.

Los grandes se posicionan

La multinacional de la informática Dell ha anunciado recientemente la inclusión en su cartera de productos en distribución de todos los productos de MakerBot, los pioneros en dirigirse al público doméstico con impresoras 3D de tecnología de fusión de filamento. De momento ya incorporan cinco modelos de impresora 3D y un escáner, así como el software asociado y los consumibles. Un poco antes de enterarnos de esto, leíamos cómo una empresa polaca llamada Gadgets 3D había cerrado un acuerdo para vender 5.000 unidades de su modelo Zortrax, que acaba de salir del horno de Kickstarter, a la misma Dell.

Otro gigante que se ha posicionado ha sido Adobe, que ya incluye soporte para impresión 3D directa desde la más que famosa aplicación Photoshop. Igualmente, Microsoft hizo lo mismo agregando un sencillo modelador 3D a su Windows 8.1 e incluyendo varios drivers de serie para conectarse a multitud de modelos.

La economía también reacciona

Un último movimiento ha sido la creación del primer fondo de inversión basado exclusivamente en empresas de impresión 3D. No hay que ser muy perspicaz para entender que cuando los grandes capitales ponen su dinero en algún fondo, esto trae consigo un efecto arrastre que impulsa a todo el sector en general.

Pero no todo es color de rosa. Si hay algo peor a que el consumidor no confíe en una tecnología es que ésta le defraude. Se comenta mucho por las redes sociales que algunas marcas pretenden hacernos ver unas cualidades y características que luego no se corresponden a la realidad de la impresión 3D, con el afán de vender y crear en el consumidor una falsa sensación de necesidad de comprar una.

En el plano económico algunos analistas ya han advertido del riesgo de burbuja, especialmente por la rapidez de absorciones y compras que algunas grandes están llevando a cabo sobre startups y empresas tecnológicas.

La impresión 3D para uso doméstico

Pero para poner un poco de luz en el asunto, os daremos algunas claves. En primer lugar, la impresión 3D para uso doméstico tiene muchas posibilidades, desde la reparación de piezas rotas hasta la fabricación de útiles, pasando por figuritas ornamentales o simplemente experimentación con formas. Hay que tener presente que los materiales más comunes son los termoplásticos PLA y ABS. El primero, de origen vegetal y reciclable, es muy sencillo de usar y ofrece buenas características de resistencia y dureza. El segundo, el tipo de plástico con que fabrican los LEGO, es más resistente pero más difícil de utilizar, aunque con un poco de maña se consiguen muy buenos resultados. De momento nos olvidamos de los metales que solo están disponibles para máquinas industriales o de los plásticos termoestables.

Un último avance que acaba de ver la luz es el uso de composites, en este caso fibra de carbono o de vidrio. Una empresa norteamericana, procedente del mundo de los componentes para coches de competición afirma haber desarrollado una impresora 3D con capacidad para usar fibra de carbono, que es utilizado como material de relleno en piezas, de forma que las dota de gran resistencia y ligereza a la vez.

Si nos gusta la personalización y el diseño exclusivo, entonces estamos de enhorabuena, carcasas de smartphones y tabletas, soportes de todo tipo, lapiceros, moldes para postres, cuelga-cuadros, cajas, llaveros, piezas de ajedrez, … hay una gran cantidad de diseños, desde los más absurdos hasta ideas geniales, la mayoría en abierto y disponibles de forma gratuita por la red.

Este artículo ha sido escrito por los expertos de Imprimalia 3Del primer portal en español dedicado a la impresión en 3D, fabricación aditiva y otras tecnologías asociadas.

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado