Tecnología

La formación de galaxias será eje central del Global Azure Bootcamp 2017

Escrito por Marcos Merino

Este evento internacional, impulsado por Microsoft, acogerá en Madrid a 400 de sus 10.000 participantes.

El próximo 22 de abril Madrid acogerá a 400 participantes del evento internacional (desde 2013 se celebra simultáneamente en medio centenar de países de varios continentes) de computación distribuida “Global Azure Bootcamp“, que ya cuenta con 10.000 personas inscritas alrededor del mundo y ha agotado todas las plazas disponibles para asistir de forma presencial. Además este año por primera vez se celebrará también en Barcelona y Palma de Mallorca.

El objetivo de este evento, impulsado por Microsoft, es que los participantes en el mismo se conecten a la plataforma Microsoft Azure desde todas las sedes del evento para implementar y desarrollar un algoritmo de forma colaborativa y desinteresada. Además, el Global Azure Bootcamp ofrece a sus participantes múltiples charlas de expertos sobre el uso de Azure y talleres como el Racing Lab, dedicado a videojuegos de conducción 3D.

En ediciones anteriores, las investigaciones en diabetes y cáncer de mama fueron el foco del trabajo colaborativo; este año la iniciativa girará en torno al código creado por un astrofísico español (Sebastián Hidalgo, del Instituto de Astrofísica de Canarias) para estudiar con mayor precisión la formación estelar en las galaxias más cercanas. Su algoritmo, denominado “The secret life of Galaxies: Unveiling the true nature of their star formation” (La vida secreta de las galaxias: desvelando la naturaleza de su formación estelar) podría ayudar a saber mucho más sobre los procesos de formación de estos sistemas y el impacto que sobre ellos tuvieron determinados fenómenos cosmológicos.

El propio Sebastián Hidalgo, que junto al también investigador del IAC Antonio Aparicio lleva una década desarollando los códigos utilizados por diferentes grupos de investigación internacionales, explica que “el objetivo del algoritmo desarrollado en el IAC y que va a ser probado en el Science Lab es precisamente limitar el impacto de todos estos efectos para poder comparar la predicción de los modelos con las observaciones de forma más directa. Es un proceso que requiere de un número muy elevado de pruebas y que sólo puede ser realizado en un entorno de computación distribuida“.

Vía | Centro de Noticias de Microsoft España

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.