Tecnología

La Fitbit que delató al asesino

fitbit delato asesino
Escrito por Ana Muñoz

Te mostramos el curioso caso de la Fitbit que delató a su asesino. Y es que, en ocasiones, este tipo de wearables son claves para resolver una investigación.

Si lo que buscas es ocultar algo y eres de los que no se quita su Fitbit ni para meterse en la ducha, piénsatelo dos veces, ya que, a veces, la tecnología puede jugarnos una mala pasada sin que nos demos cuenta.

Si no que se lo digan a Richard Dabate, un hombre que estaba seguro de haber cometido el crimen perfecto…hasta que los policías analizaron su pulsera inteligente. Y es que la Fitbit que llevaba puesta le delató y constató que él era el asesino de su mujer, Connie.

El terminal midió los bruscos movimientos que realizó antes de las 10:05, hora que los forenses certificaron como hora de la muerte de la víctima.

Pero no es el único suceso similar. En 2014, una Fitbit fue clave para identificar al agresor en un caso de violación.

También tenemos la historia de Risley, una mujer que el año pasado denunció a la policía un allanamiento de morada y agresión. Según la supuesta víctima, un hombre de unos 30 años vestido con botas asaltó su casa mientras ella dormía y, después, la agredió sexualmente.

Así será tu casa en 2022 gracias al IoT

A los policías que llevaron el caso no les encajaban algunos detalles, ya que no había huellas por fuera de la casa y dentro tampoco había restos de nieve. Pero lo que fue clave en esta investigación fue la Fitbit que, supuestamente llevaba puesta durante el forcejeo, y perdió.

Y es que Risley aseguró estar dormida durante el suceso, pero al acceder a los datos de actividad de la misma, la pulsera certificó que estaba andando.

Por lo tanto, la policía concluyó que Risley se había inventado la historia. Ahora, y a causa de esta denuncia falsa, la susodicha se enfrenta a un juicio por tres cargos de delito menor por hacer que la policía se desplazara a un lugar donde había ocurrido una emergencia.

Lo que está claro es que el mundo del Internet de las Cosas ya no sólo servirá para mantenernos en forma, sino también para espiarnos…aunque no queramos.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.