Tecnología

La experiencia de usuario y las etiquetas, un tándem complicado

10 tendencias móviles para 2014: wearables, HTML5, EMM, LTE y mucho más
Escrito por Autor Invitado

No es un secreto que los usuarios móviles no tiene paciencia con los sites lentos. Hay muchas razones por las que el rendimiento se ve comprometido y una de ellas son las etiquetas.

¿Alguna vez has experimentado la sensación de seguir un enlace de Twitter o Facebook e tu móvil y esperar sentado delante de una pantalla en blanco para que la imagen aparezca? Es frustrante, sobre todo, cuando la página finalmente se carga y está bien diseñada. ¿Por qué una organización invierte mucho dinero y energía en construir un buen site pero que tarda años en cargarse?

Hay muchas razones por las que el rendimiento se ve comprometido: imágenes de gran tamaño para los dispositivos retina, el uso de librerías javascripts excesivamente pesadas y plataformas de bajo rendimiento de sobra conocidas. Sin embargo, hay un tema que empieza a preocupar y que es más complicado de controlar dentro del contexto de un proyecto de desarrollo web. Hablamos de lo que, para el usuario final, podría marcar la diferencia entre tiempos de carga aceptables y el “no puedo esperar tanto”; y lo que permitiría que la navegación web a través de un dispositivo móvil fuera menos traumática de lo que es.

Se trata de las etiquetas de seguimiento web. A medida que el usuario navega por la web, los sites recopilan todo lo que saben sobre el usuario para después ofrecerle anuncios más relevantes.  Hay, por tanto etiquetas analíticas que conectan con el servidor cada vez que el usuario visita una página.  En los últimos años, las plataformas de gestión de contenidos de referencia del mercado han evolucionado a plataformas de gestión de la experiencia, prometiendo experiencias personalizadas a través de etiquetas que buscan permitir la asignación de usuarios a contenidos o funcionalidades.  A veces, estas experiencias personalizadas favorecen al usuario, pues, si están bien ejecutadas, éste  siente que está siendo atendido por un camarero de un prestigioso restaurante, en el que el website se anticipa sus necesidades y le ofrece una experiencia a medida.

Pero los problemas comienzan cuando una página tiene demasiadas etiquetas, ralentizando la descarga del site y comprometiendo los beneficios para los usuarios.  Por ejemplo, una página con 14mb de tags no supondría un problema para un dispositivo potente con banda ancha, pero resultaría totalmente traumático en un móvil más sencillo con una señal débil.

Es sorprendente la cantidad de etiquetas que se utilizan en la actualidad. Si instalar la extensión de Ghostery Chrome en tu navegador (Google Chrome) y comprobarás que tus sites favoritos son un auténtico enjambre de etiquetas. Ahí van unos ejemplos:

En The Guardian:

theguardian

En la BBC:

bbc

En el New York Times:

nyt

Aunque el que se lleva la palma es, sin duda, el Sydney Morning Herald:

sydneymorning

Google no tiene ninguna etiqueta. Carga rápidamente, ¿no es así?

No es un secreto que los usuarios móviles no tiene paciencia con los sites lentos. Y, ¿por qué deberían tenerla? A nadie le sorprende que los triunfadores en la experiencia del cliente, como Apple, estén actualizando sus navegadores, facilitando la tarea de bloquear etiquetas como éstas .La experiencia relacionada con las etiquetas podría ser un daño colateral.

Pero, ¿qué se puede hacer mientras tanto? Ahí van algunos consejos para cada uno de los eslabones de la cadena:

 1. Diseñadores web y para móviles: Dales formación y asegúrate de que cada uno de los miembros tiene responsabilidad sobre este tema. El hecho es que éstos deben impulsar tanto el éxito para el negocio como la experiencia del usuario, y en ocasiones, tienen que hacer sacrificios. Estos profesionales están bien posicionados para tener una visión de la apariencia de los sites y por tanto, son responsables de la experiencia de usuario en general.

2. Desarrolladores: Establece un presupuesto de rendimiento. Es decir, dictamina si el tamaño de una página, incluidas las etiquetas, se sitúa por encima de lo que se consideran tiempos de carga aceptables. La cantidad de etiquetas debería limitarse, sobre todo, en el caso de los móviles, cuando un ancho de banda bajo es denominador común. Influye en el proceso de diseño para impactar en aspectos relacionados con el peso de la página, asegúrate de que el tiempo de carga es una prioridad y comprende cómo funcionan los sistemas de gestión de etiquetas al tiempo que te cercioras de que comprimen y optimizan la forma de carga de las etiquetas.

3. Testers: entiende el impacto en la experiencia de usuario y pruébala antes de lanzarla en móviles de baja potencia. Después, lánzala en un ancho de banda bajo.

4. Managers, desarrolla un framework de gestión de etiquetas, en el que las etiquetas actuales deban pelear por un hueco frente a las nuevas. Hay que mantener bajo control al equipo de marketing, pues éste podría no entender el impacto en la experiencia de usuario. Acaba con las etiquetas ocultas para mantener el sitio limpio. Decide si las etiquetas de seguimiento perjudican a la experiencia, ya que pueden ser etiquetas que intenten cargar contenido adicional. Si trabajas por la mejora continua, ten esto en cuenta.

5. Directivos: empieza a desarrollar un plan alternativo. Si el bloqueo a las etiquetas se convierte en una tendencia, entonces deberías tener un plan B para seguir a los usuarios cuando navegan por la web.

La publicidad aporta demasiado dinero fácil, y ejerce de cliente molesto, mirando con recelo los esfuerzos de la empresa por entender el tráfico web u ofrecer una mejor experiencia. Y, es irónico, pero el propio hecho de intentar mejorar la experiencia de usuario utilizando las etiquetas termina por afectar negativamente a la experiencia misma.  Pero desarrollar una que sea buena experiencia es la prioridad de cualquiera. Trabajamos duro por conseguirlo en el año 2000 y creo que la gestión de etiquetas y otros asuntos emergente están eclipsando la importancia del proceso de diseño de experiencia de usuario, De hecho, el tamaño medio de las páginas se ha duplicado desde 2012. En esta tesitura, es importante que volvamos la vista atrás y prioricemos lo que de verdad es importante: el usuario.

Phil Whitehouse pq El autor de este artículo es Phil Whitehouse, Program Director en DigitasLBi Australia

 

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado