Tecnología

La complicada relación entre Thunderbird y la Fundación Mozilla

Escrito por Marcos Merino

Parecen haber sido rechazados los planes de Mozilla de dejar el desarrollo de su cliente de correo en manos de otra entidad.

Hace unos años, pensar en Mozilla era pensar tanto en un navegador (Firefox) como en un cliente de correo (Thunderbird). Sin embargo, con el tiempo y la pujanza de las cuentas de correo con interfaz web (como Gmail), Thunderbird fue perdiendo el favor del público e introduciendo actualizaciones de calado cada vez menos frecuentes, y terminó quedando bajo la sombra del navegador Firefox como representante de la suite de software de la Fundación Mozilla.

Hasta el punto de que, en 2015, dicha entidad puso sobre la mesa su intención de retirar el apoyo que venía proporcionando al desarrollo de Thunderbird para centrar sus esfuerzos en Firefox, un producto con “un amplio impacto en la indutria”… al contrario que su software hermano. Mitchell baker, presidenta de la Fund. Mozilla, era tajante: “Para mí está claro que, tarde o temprano, el pago de una ‘tasa’ para apoyar a Thunderbird carecerá de todo sentido como estrategia para Mozilla”.

Unos meses más tarde, Mozilla encargaba a un directivo de Silicon Valley, Simon Phillis, un informe en el que se explorasen las distintas estrategias de migración del proyecto hacia pastos más verdes, contemplando la posibilidad de que el cliente de correo (o, más biem, la responsabilidad de dar continuidad a su desarrollo) recalara en entidades como The Document Foundation o el Software Freedom Conservancy. “No es exacto que estemos dejando caer a Thunderbird”, explicaba Baker, argumentando que contaban con que el proceso de ‘divorcio’ sería largo, y que debia hacerse bien, sin dejar tirado al cliente de correo en el proceso.

Sin embargo, ahora Mozilla parece haber aparcado sus planes de desligarse de Thunderbird. Si bien, a tenor de lo recientemente publicado en el blog de la fundación, el statu quo vigente hasta ahora sufre una seria transformación: los desarrolladores de Thunderbird se comprometen a realizar “avances significativos y a corto plazo” para lograr “la independencia operativa y técnica de Mozilla” y, si éstos no se producen, la fundación tendrá derecho a denunciarlo y permitir así su divorcio en un plazo máximo de 6 meses.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.