Tecnología

La automatización afecta a las habilidades cognitivas de los pilotos

Autopilot
Escrito por Mihaela Marín

Un grupo de investigadores advierte que el uso prolongado de la cabina automatizada tiene un impacto negativo en el rendimiento de los pilotos.

Un estudio realizado en los años ‘70 intentó encontrar una respuesta acerca de cuánto tiempo tiene que pasar hasta que un piloto olvide sus habilidades de vuelo y llegó a la conclusión de que el periodo límite era de seis meses. Después de más de medio siglo de estas observaciones iniciales, el tema sigue bajo el foco de atención de los investigadores. Ahora están incluso más interesados en averiguar si las competencias de los pilotos quedan mermadas por los nuevos sistemas informáticos introducidos en las cabinas de pilotaje.

Los sistemas de automatización de los aviones actuales, la mayoría presentes en las aeronaves comerciales, asumen responsabilidades primarias que anteriormente dependían de las “manos y ojos” de los pilotos. Con la aparición de las nuevas tecnologías adaptadas al sector aeronáutico ya no hace falta que éstos estén analizando continuamente los datos proporcionados por los instrumentos de vuelo, así como tampoco decidir qué controles se necesitan para establecer un determinado rumbo, altitud o velocidad.

Para eso cuentan con la ayuda del Director de Vuelo (Flight Director), un ordenador de gestión de vuelo que permite programar la ruta o del piloto automático para controlar la aeronave, entre algunos de los sistemas más conocidos. Las prácticas cada vez más intermediadas por los robots ponen en duda la capacidad de los pilotos de manejar el avión igual como se hacía antes de que estas innovaciones tecnológicas se hicieran conocidas.

Según otro estudio reciente publicado en la revista Human Factors se han confirmado las sospechas de los científicos: el uso prolongado de la cabina automatizada tiene un impacto negativo en el rendimiento de los pilotos. “Existe una preocupación generalizada entre los pilotos y las compañías aéreas según cual, a medida que aumenta la automatización en las cabinas de los aviones, los pilotos pierden las habilidades que necesitan para volar el avión a la ‘vieja usanza’  cuando se produce algún fallo en los ordenadores”, declara Steve Casner, psicólogo del Centro de Investigación Ames de la Nasa y uno de los autores del estudio.

La navegación y el diagnóstico, las principales dificultades

Steve Casner y sus colaboradores de la Sociedad de Factores Humanos y Ergonomía probaron las habilidades de vuelo manual de un grupo de 16 pilotos en un experimento durante el cual se les pidieron realizar distintos escenarios rutinarios y no rutinarios en un simulador de vuelo Boeing 747-100.

Estos consiguieron buenos resultados en cuanto a la capacidad de analizar los instrumentos de vuelo y las habilidades de control manual, incluso después de largos períodos sin haberlas practicado. Sin embargo, las habilidades de pensamiento, tales como la navegación o el diagnóstico de situaciones problemáticas, fueron algunos de los puntos más débiles.

Se constató que los pilotos se enfrentaban muy a menudo a dificultades de mantener conciencia de la posición del avión cuando se desactivaba el GPS y el mapa. Aún más significativo, en el caso de los sujetos acostumbrados a dejar sus pensamientos a la deriva mientras usaban los sistemas automatizados se observó una debilitación incluso mayor de las habilidades cognitivas.

Las conclusiones del estudio ayudaron a los investigadores a buscar una forma de aumentar el rendimiento de los pilotos, proponiendo dos posibilidades. Una de ellas aconseja una práctica más frecuente de las habilidades de pensamiento durante el vuelo o el entrenamiento y la segunda se refiere a una monitorización más activa de las actividades automatizadas.

Si se consiguen cumplir se estima que podrían mejorar la navegación, así como la capacidad de reconocimiento y diagnóstico, puesto que son más propensas al olvido en función de la medida en la que se usa la cabina de pilotaje automatizada.

Imagen principal

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.