Tecnología

ISSOP: un sello para productos libres de obsolescencia programada

dispositivos tecnológicos libres de obsolescencia programada
Escrito por Lara Olmo

El nuevo sello ISSOP distinguirá a aquellos productos libres de obsolescencia programada y cuya fabricación haga un uso responsable de los recursos ambientales.

Unos creen que está incorporada sistemáticamente en la fabricación de cualquier dispositivo electrónico y otro otros opinan que es una leyenda urbana.  En cualquier caso, la obsolescencia programada es un tema espinoso que afecta a toda la industria tecnológica y que lleva años levantando ampollas entre los usuarios.

Es casi habitual que el televisor, la lavadora o el smartphone tengan una vida útil relativamente corta (y que a veces, curiosamente, coincide con  los 2 años de garantía que establece la ley) lo que obliga a comprar un sustituto con relativa frecuencia. Una espiral de consumo que hasta ahora representaba una importante fuente de ingresos para los fabricantes.

Pero esta no es la única forma de obsolescencia programada que se conoce. También se observa en la actualización constante de mucho productos tecnológicos, añadiéndoles nuevas funcionalidades o características técnicas que dejan obsoletas a las versiones anteriores en cuestión de meses.

¿Qué es la obsolescencia programada?

Pero la obsolescencia programada podría empezar a ser cosa del pasado. Al menos eso quieren intentar desde la Fundación Energía para la Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada (FENISS), dando una distinción en forma de sello a aquellos productos que sean fabricados de manera responsable. Esto es, haciendo un uso sostenible de los recursos y cuyo diseño no lleve inherente una durabilidad finita.  Y es que, según la fundación, la obsolescencia programa tiene un impacto muy negativo en el medio ambiente.

Bajo el nombre ISSOP (Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada), este distintivo podrán usarlo además a modo de logo las compañías que trabajen siguiendo estos parámetros. Con esta iniciativa, la fundación quiere destacar además la importancia cada vez mayor que los consumidores dan a aquellas empresas comprometidas con el entorno y la sociedad.

Decálogo inequívoco para la obtención del sello ISSOP

  1. Priorizar la compra de productos y la contratación de servicios que sean respetuosos con el medio ambiente, fabricados sin obsolescencia programada, y si es fabricante de algún producto, fabricarlo sin obsolescencia programada. Utilizando preferiblemente producto local y el “Comercio Justo”.
  2. Contribuir a la mejora energética y a la disminución de emisiones, con el objeto de reducir las huellas de carbono y ecológica corporativa.
  3. Realizar la correcta gestión de residuos.
  4. Promover la cultura del consumo social y ambientalmente responsable.
  5. Apostar por una responsabilidad ambiental y la preservación del Medio Ambiente local.
  6. Facilitar el acceso a la formación ambiental y de integración social.
  7. Evitar hacer uso de una publicidad engañosa o ambiental y socialmente irresponsable.
  8. Promover la igualdad e integración social.
  9. Facilitar la conciliación laboral, familiar y personal.
  10. Promover y difundir los compromisos adoptados hacia un modelo de gestión más sostenible y responsable. Incluir en sus contratos con terceros clausulas que impidan la corrupción.

Si tú también estás comprometido con el medio ambiente y quieres reducir el consumo de recursos, puedes echar un vistazo a estos cinco trucos para alargar la vida útil de nuestros dispositivos.

Vía | feniss.org

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.