Mobile Tecnología

iPhone 5S e iPhone 5C ¿colores para el éxito o la discordia?

Escrito por Daniel de Blas

Apple va presentar en breve los nuevos iPhone 5S e iPhone 5C. Además de sus novedades, uno de los aspectos más polémicos está en los colores de sus carcasas.

Apple está a punto de presentar, el próximo 10 de septiembre, dos nuevos modelos de iPhone: el iPhone 5S que sustituirá al actual iPhone 5 como modelo superior y el iPhone 5C, que se situará como opción más económica y estará fabricado sobre una carcasa de policarbonato en lugar del aluminio del modelo de gama alta. Más allá de las especificaciones técnica,s en las que se prevé que el iPhone 5C tenga las mismas que el actual iPhone 5 y sólo una ligera evolución en el modelo superior, uno de los aspectos que más polémica está causando es el de los nuevos colores en los que estarán disponibles los smartphones de Apple.

¿Oro pasado de moda?

El iPhone de “gama alta”, al actual color plata y negro, añadirá el color “oro” o “champagne” en un modelo superior, algo inédito en la Apple de la sobriedad y el minimalismo. De momento, lo que se han visto son supuestas carcasas de este nuevo modelo que muestra un color muy discreto y cercano al plateado del iPhone 5 que ya conocemos. Al menos, se cree que Apple combinará este tenue color dorado con un frontal y paneles posteriores de color blanco y evitará la combinación negro y dorado que fue muy popular en los 70, pero que hoy se considera de dudoso gusto en occidente.

Del mismo modo, el iPhone 5C se espera esté disponible con carcasa en cuatro llamativos colores pastel, además del habitual blanco, que no dejan a nadie indiferente. Lo que la industria se pregunta es si esta explosión de color es una maniobra de maquillaje de una Apple falta de ideas, o una estrategia bien calculada para hacer del iPhone, no sólo el smartphone más popular del planeta, sino también el más vendido.

La paleta de colores elegida, aunque puede sorprender por llamativa (lo habitual es que los colores que se usen para teléfonos tiendan a ser discretos) está en la línea de los que ofrece Apple en otros dispositivos como el iPod touch o el iPod nano.

Diseño frente a tecnología

La mayoría de los expertos ven esta posible “explosión de color” como una forma para añadir interés a unas evoluciones de producto muy discretas (desde el punto de vista de tecnología), y sobre todo como una forma de mejorar la popularidad del iPhone en mercados en los que su éxito ha sido menor de lo esperado. Así, en teoría, el menor precio del iPhone 5C y sus colores pastel serán muy populares en el mercado chino, al igual que el dorado del iPhone 5S que se supone tendrá una gran aceptación en China, India o los países árabes. Sin embargo, parece que el iPhone “champagne” no será muy popular en otros mercados en los que el dorado se asocia con algo antiguo. Según un estudio realizado por Business Insider, el 82 por cien de los norteamericanos no comprarían un iPhone con acabado dorado. Curiosamente, según informa 9to5mac, un estudio de Fortune señala que el iPhone 5C podría convertir a Apple en el fabricante número 1 en China.

Apple: una historia en colores

El color es un elemento que a Apple le ha funcionado muy bien en sus productos, al menos en las últimas décadas desde el regreso de Steve Jobs a la compañía (aunque a decir verdad, sólo el logotipo de la manzana multicolor de los años 70 ya parecía presagiar esta tendencia). De hecho, el ordenador que “resucitó” a Apple en los 90, el iMac, tenía como una de sus características clave la carcasa semi transparente de un llamativo color azul verdoso que contrastaba con el “beige” habitual de los ordenadores de la época.

Tan bien funcionó el elemento de diseño, que Apple amplió después la gama de colores del iMac y lanzó sus primeros portátiles económicos los iBook también en distintos colores. Por si fuera poco atrevimiento, de los colores planos, Apple pasó a ofrecer sus iMac con carcasas con estampados de flores y puntos, los llamados iMac “flower power” y “blue dalmatian” que no pasaban desapercibidos.

A partir del año 2000 la moda del blanco se apoderaba por completo de Apple con el iPod original y los iMac DV (de vídeo digital) que se vendían en color gris oscuro (grafito) y blanco (nieve). Posteriormente, en 2002 llegan los iMac G4 “lámpara” que integraban por primera vez pantalla LCD plana en lugar de la pantalla de tubo.

Curiosamente, cuando el color abandona los ordenadores, regresa a Apple en los iPod mini, lanzados en 2004 y fabricados en aluminio anodizado. Por si fuera poco, en esta primera generación de iPod mini ya hay un modelo en “color oro” aunque bastante más intenso que el que se espera para el iPod 5S “champagne”.

No sólo Apple usa colores

Por último, no hay que olvidar que Apple no es la única compañía que usa el color en el diseño de sus productos para introducir el componente de moda, o para darles un tono más joven y desenfadado. Muchos fabricantes como Sony o Samsung ofrecen terminales en algún color alternativo al negro o blanco, buscando sobre todo al público femenino y la propia Nokia, en su “reinvención” en la era de los smartphones, se ha apoyado mucho en el aspecto del diseño y el color en su gama Lumia de terminales que con carcasas en tonos muy llamativos han conseguido una gran aceptación.

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).