Tecnología

Internet táctil, la revolución que traerá el 5G

Internet Tactil
Escrito por Víctor Pérez

Puede que el regreso de Nokia haya acaparado la inmensa mayoría de titulares durante el Mobile World Congress, pero la feria de Barcelona va mucho más allá de los dispositivos. Así lo ha demostrado por ejemplo Telefónica, que además de utilizar el evento para presentar definitivamente su proyecto de cuarta plataforma de la mano de Chema Alonso sacó músculo dentro de la Fira al mostrar dentro de su stand una pequeña ventana al futuro con un ejemplo del denominado Internet Táctil, la próxima revolución que llegará con el desarrollo del 5G para transformar todo tipo de industrias y, en el mejor de los casos, incluso salvar vidas.

Durante la última década el desarrollo de Internet Móvil ha cambiado por completo nuestra sociedad, la manera de comunicarnos o de acceder a ciertos servicios que se han visto obligados a reinventarse. Todo esto ha sido posible gracias a la innovación tecnológica que ha permitido el crecimiento exponencial de la capacidad de las redes móviles, lo que primero permitió la conexión de millones de smartphones a Internet y ahora va camino de facilitar el intercambio de datos entre miles de millones de dispositivos de la mano del Internet de las Cosas.

La próxima ola de innovación irá un paso más allá para crear el Internet Táctil, una denominación creada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) perteneciente a la ONU. “Una latencia extremadamente baja en combinación con una alta disponibilidad, fiabilidad y seguridad definirán el carácter del Internet Táctil, que causará un marcado impacto en el mundo empresarial y en toda la sociedad, introduciendo numerosas oportunidades para los mercados tecnológicos emergentes y la administración de servicios públicos esenciales”, explica la agencia en uno de sus informes.

MWC 2017, el año de la incertidumbre y el vacío existencial

¿Qué es Internet Táctil entonces? Para comprenderlo debemos hablar primero del tiempo de reacción del ser humano, lo que muy a menudo suele confundirse con los reflejos. Nuestro tiempo de reacción depende de múltiples factores, pero diferentes investigaciones han llegado a la conclusión de que existe una diferencia significativa en función de qué estímulo sensorial estemos hablando.

A la hora de reaccionar ante un imprevisto el tiempo de reacción medio entre que detectamos un estímulo y se produce una reacción muscular se sitúa dentro del rango de un segundo, aunque si estamos preparados para recibir es estímulo el tiempo puede verse recortado significativamente: así sucede por ejemplo en el mundo del atletismo, en el que los velocistas habitualmente tienen un tiempo de reacción inferior a los 200 milisegundos.

5 cosas increíbles que podrás hacer con el 5G

Según diversos estudios el tiempo de reacción ante un estímulo acústico se sitúa en alrededor de 100 milisegundos, mientras que si hablamos de un estímulo visual la cifra baja hasta los 10 milisegundos. Hasta aquí hablamos de estímulos inesperados para el ser humano, pero todo cambia si hablamos de entornos en los que estemos esperando una consecuencia a nuestras acciones: cuando utilizamos el ratón del PC esperamos que el puntero se desplace por la pantalla en tiempo real, algo que ni mucho menos es así como saben los aficionados al gaming.

Ese tiempo de respuesta entre la ejecución de un comando y la respuesta se denomina latencia (o retardo) y es fundamental también para experiencias de realidad virtual como las Oculus Rift o las HTC Vive: si pasa demasiado tiempo entre que ejecutamos una orden (nos movemos) y se convierte en realidad (lo vemos en la pantalla) no solo bajará significativamente el grado de realismo, sino que será más fácil que nos equivoquemos o fallemos en nuestra misión al ser sumamente difícil para nuestro cerebro gestionar esa latencia.

La demostración de Telefónica en el Mobile World Congress

Viajamos ahora hasta el stand de Telefónica en el Mobile World Congress. La operadora española, en colaboración con la sueca Ericsson, exhibió músculo este año con una interesante prueba piloto de conducción remota a través de 5G en la que nos proponían controlar un pequeño vehículo situado a más de 70 kilómetros de distancia, concretamente en el circuito de Idiada en Tarragona.

Pese a las apariencias no se trata de ningún juego. Comienza a ser más que evidente al ver la nómina de empresas que han colaborado en la demo: Telefónica, Ericsson o nada menos que el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo (Suecia) que se ha encargado de desarrollar el vehículo, plagado de docenas de sensores de todo tipo para hacer posible la experiencia.

En Idiada se instaló una estación base 5G de alta capacidad con un enlace TDD de 800 MHz en la banda de 15 GHz. Eso, junto con la tecnología Multi-user MiMo hacía posible el flujo de datos a una velocidad de hasta 25 Gbps, una cifra increíble si tenemos en cuenta que en el propio Mobile World Congress se presentó el primer móvil capaz de llegar a velocidades cercanas a 1 Gbps.

Además de las órdenes de conducción a través de esa red 5G también viajaba todo el flujo de vídeo necesario para poder visualizar en el stand todo lo que pasaba en tiempo real en el circuito de Tarragona. Para ello se instalaron tres enormes pantallas 4K que generaban una gran sensación de inmersión al usuario que estaba manejando el coche a distancia a través de un asiento de simulación preparado para vibrar al pasar por encima de un badén o tocar uno de los conos de la pista.

En esta prueba piloto la latencia se situaba en unos 30 milisegundos, una cifra con trampa ya que estaba “lastrada” por el enorme ancho de banda requerido para enviar la señal de vídeo en 4K. Según Telefónica el retardo bajaría hasta los 4 milisegundos si se elimina la transmisión de vídeo en 4K, lo que hubiera acortado todavía más los tiempos pero seguramente hubiese restado espectacularidad a la demo en una feria como el Mobile World Congress.

La Sociedad Digital, clave en la transformación digital de Telefónica

“La tecnología 5G proporciona el siguiente nivel de experiencia, así como la capacidad de dar servicios de forma más rápida, con mayor flexibilidad y personalizados para aplicaciones específicas. Son las redes las que se adaptan a las necesidades de nuestros clientes, sobre la base de estructuras virtualizadas. La demo va más allá de la conectividad excelente y anticipa las nuevas posibilidades que proporcionarán las características del 5G” explicó durante la feria Enrique Blanco, CTO global de Telefónica.

Operaciones desde el otro lado del planeta

¿Para qué puede servir el Internet Táctil? A día de hoy ni siquiera se ha establecido el estándar del 5G así que parece demasiado pronto para hablar de aplicaciones comerciales. Sin embargo, es evidente que esta baja latencia puede transformar varios sectores tanto de la industria del automóvil -reparaciones a distancia, transporte de viajeros o mercancías, logística, asistencia en carretera mediante realidad aumentada- como en la robótica, la educación o el mundo de la medicina, tanto en el campo de la investigación como en el de la medicina.

Operar sin estar físicamente en la sala de operaciones ya es posible, pero la distancia sigue la principal limitación para avanzados sistemas como el Robot da Vinci, que cuesta casi dos millones de euros. Todo podría ser más sencillo dentro de unos años si el denominado Internet Táctil se convierte en realidad, reduciendo hasta el mínimo la latencia y garantizando tanto la fiabilidad de las conexiones como su seguridad, dos elementos evidentemente trascendentales en sectores como la medicina. Además de permitirnos descargar películas en tiempo récord, el 5G seguramente ayudará a salvar vidas.

Sobre el autor de este artículo

Víctor Pérez

Acostumbrado a 'cacharrear' desde que tengo uso de razón. Apasionado por el mundo del I+D y por las últimas tendencias de Internet. Audiófilo por definición.