Internet sí puede financiar cine

goyaEl presidente de la Academia de Cine en España, Enrique González Macho, habló en su discurso en la gala de los Premios Goya de las fuentes de financiación de las películas, destacando específicamente que Internet no forma parte de éstas, ni siquiera como “complemento”. En cambio, hay plataformas en España que están demostrando que el pago por contenidos digitales puede existir. A nivel internacional, compañías como Netflix o Hulu respaldan sus propias producciones.

Las declaraciones de Enrique González Macho, en su primer discurso como presidente de la Academia de Cine en una gala de los Goya, han desestimado la posibilidad de crear hoy en día un modelo de negocio para la distribución digital. El productor y distribuidor ha afirmado que la financiación de las películas procede de las salas cinematográficas, la televisión, el DVD y “otras formas de comercialización.”

Las oportunidades que ofrece la distribución online, los servicios de pago por suscripción y las ventajas de accesibilidad del streaming quedaron resumidas por González Macho con una afirmación: “Internet, desgraciadamente, todavía no es alternativa ni sustituto, ni tan si quiera un complemento al enorme esfuerzo económico que supone producir cine.”

Con esta afirmación lapidaria el presidente de la Academia de Cine en España ha pasado por encima de los intentos de la industria por buscar otros modelos de negocio, que se adapten no sólo a los recursos técnicos actuales sino a las nuevas formas de consumo, que se derivan de los anteriores. Su postura indica su rechazo al acercamiento entre la exhibición cinematográfica y la explotación en Internet, hoy por hoy.

Las posibilidades de la distribución online

González Macho contempla la Red como una posibilidad en el futuro, pero destaca que en estos momentos “la industria cinematográfica no se puede permitir un salto al vacío.”

Sin embargo, en España ya existen plataformas que comercializan películas y series a través de Internet. En otros países más pioneros, algunas compañías que se dedican a este negocio, como Netflix, ya disponen de un público considerable, que les aporta cuantiosos ingresos.

Esta labor de distribución online, que podrían haber conducido las distribuidoras y productoras, está cubierta en España por servicios como Youzee, Wuaki, Filmin, Voddler o Cineclick. Sus armas para competir con las páginas de enlaces se basan en una calidad mayor de los vídeos y la accesibilidad.

Algunas de estos servicios admiten el pago mediante una suscripción mensual, que permite acceder de forma ilimitada al catálogo desde cualquier sitio y a cualquier hora. El alquiler por títulos es igualmente posible, con lo que la actividad en este caso se asemejaría a la del clásico videoclub, cuyo modelo no ha sido criticado por el presidente de la Academia de Cine.

Wuaki.tv lleva un tiempo funcionando en España, mientras que Youzee se estrenó a finales del pasado año. Para estas mismas fechas ya existían otros servicios, como Voddler, Filmin y Cineclick, que también ofrecen la posibilidad de pagar por ver películas en Internet.

Estas plataformas no se conforman con comercializar películas y series a través de Internet. Proponen un nuevo modelo de negocio, que integra los recursos de la Red en los servicios que ofrecen. Elementos como la posibilidad de comentar un título, valorarlo o recomendarlo a un amigo dan un valor añadido a la mera reproducción del vídeo.

Algunos de estos servicios tienen aspectos que recuerdan a verdaderas redes sociales de cine. Un usuario registrado puede acceder a recomendaciones y contenidos personalizados, contribuyendo a eliminar las dudas sobre un título y facilitando la búsqueda de producciones interesantes.

Los pioneros en en la comercialización digital

Sin embargo, la empresa que ha obtenido el mayor éxito con la distribución de contenido online es Apple. Por medio de iTunes se han vendido millones de canciones y ahora, cada vez más las películas van a ocupar este lugar.

De hecho el CEO de la productora Miramax,Mike Lang, señaló a la firma de Cupertino como una amenaza mayor que la piratería en el ámbito de la distribución digital. La razón es que iTunes supone un monopolio que debería combatirse con diferentes plataformas que hicieran esta labor de comercialización a través de la web. Es decir, que para la propia productora sería bueno que se fomentara este mercado.

Por otra parte, compañías como Netflix o Hulu han dado el paso de ofrecer contenido online a producir este contenido. Ambas se encuentran embarcadas en producciones de series y documentales, que se estrenarán exclusivamente en sus sitios. La primera incluso logró atraer al creador de la afamada ‘Weeds’.

Este giro de compañías que han empezado únicamente ofreciendo películas por suscripción o alquiler demuestra la flexibilidad de la industria cinematográfica, así como la viabilidad de su negocio. En España el perfil de los usuarios de Internet no es el mismo que en países como Estados Unidos, pero la proliferación de alternativas de pago a las páginas de enlaces evidencian la posibilidad de construir un nuevo modelo sustentado, al menos parcialmente, en Internet.

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top