Impresión 3D

La producción mundial de impresoras 3D, en progresión ascendente

impresion-3d
Escrito por Redacción TICbeat

Gartner estima en sus últimas previsiones que en 2019 se producirán casi 6 millones de dispositivos en todo el mundo.

El número de unidades de impresoras 3D que serán distribuidas en todo el mundo en 2016 será de 496.475 unidades, un 103% más que las 244.533 unidades con las que se espera que finalice este año. Son las últimas previsiones de Gartner, que pronostica un crecimiento que seguirá, al menos, hasta 2019.

En su último análisis, “Forecast: 3D Printers, Worldwide, 2015.”, la firma señala que, a partir del próximo año, sus previsiones estiman que la producción de estos aparatos se duplicará anualmente, hasta alcanzar más de 5,6 millones de unidades en 2019.

Desde Gartner recuerdan que hasta siete tecnologías diferentes, con distintos precios y especificaciones, conforman eso que globalmente conocemos como impresión en 3D. De ellas, la que mayores expectativas de popularidad y distribución tiene es la sustracción (empleada, por ejemplo, en el Fab Lab que el IED ha abierto recientemente al sur de Madrid). Se espera que en 2019 las impresoras 3D que utilizan esta técnica representen un 97,5% del total, con 5.527.493 unidades.

Las impresoras 3D pueden dividirse en un amplio abanico de precios, siendo las más caras, en general, las que se basan en la deposición de energía dirigida, y las más asequibles las que emplean la fusión de lecho de polvo. De todas ellas, se espera que las que cuestan menos de 1.000 dólares, dominadas, en su mayoría, por las que imprimen por extrusión de material, representen un 40,7% de todos los dispositivos de menos de 2.500 dólares en 2019.

Este crecimiento, aseguran los analistas de Gartner, tiene que ver, precisamente, con el avance en el campo de las impresiones en 3D. “La innovación y la calidad están incrementando la demanda, tanto por parte de consumidores como de empresas. El mercado de la impresión 3D está pasando de ser un mercado de nicho a uno global de particulares y empresas”, ha indicado el vicepresidente de investigación de la firma, Pete Basiliere.

Basiliere recuerda que las impresoras no solo sirven para aquellos que quieran hacer realidad prototipos de sus diseños, sino que también pueden producir piezas operativas e incluso productos finales.

No obstante, el principal segmento de público objetivo de aquellos dispositivos más asequibles –los que cuestan menos de 2.500 dólares- sigue sin incluir en general a familias o particulares, sino más bien instituciones como escuelas y universidades.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.