Impresión 3D

La impresión 3D llega al cristal

La impresión 3D llega al cristal
Escrito por Redacción TICbeat

Investigadores y profesores del MIT consiguen fabricar objetos de cristal transparente mediante esta tecnología de forma exitosa.

La impresión 3D no tiene por qué estar relegada al plástico. Investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), la misma institución que llevó a cabo las primeras pruebas con esta tecnología, han logrado imprimir objetos en tres dimensiones en cristal, lo que abre un nuevo abanico de posibilidades.

Y lo han hecho, según informa el boletín de noticias del MIT, de forma altamente satisfactoria, obteniendo una fortaleza y transparencia satisfactorias, dos características que hasta ahora no había sido fácil obtener en otros experimentos de impresión 3D en este material.

Ha sido gracias a un sistema capaz de trabajar a temperaturas muy altas, un requisito fundamental, según los responsables del proyecto, a la hora de obtener objetos con un resultado limpio y resistente. En concreto, la tecnología que han utilizado alcanza los 1.900 grados Fahrenheit (unos 1.030 grados centígrados).

El dispositivo empleado por Neri Oxamn, Peter Houk, John Klein, Michael Stern y otros seis investigadores y profesores del MIT consiste en un dispensador que distribuye el cristal derretido en un horno, de los que habitualmente se usan para este fin, por la impresora que se encargará de reproducir los diseños realizados en ordenador. Según los participantes, apenas se requiere intervención humana a lo largo del proceso.

Tras realizar varias pruebas, los investigadores terminaron por dividir el dispositivo de impresión en tres partes separadas que pueden ser estabilizadas en temperaturas independientes, pues uno de los retos a la hora de imprimir objetos de cristal era lograr que mantuviesen un calor lo bastante alto como para soldar sus distintas piezas pero no tan fuerte como para terminar colapsando.

Entre las posibilidades que abre este avance se encuentra la de diseñar piezas y componentes con gran variedad de grosores o de refracción de la luz solar, o la de imitar procesos tradicionales como, por ejemplo, el del cristal inflado. Además, la impresión 3D podría permitir incorporar nuevas características a la elaboración de los objetos de cristal, como, por ejemplo, que éstos no tengan que construirse a partir de piezas independientes, sino que puedan ser elaborados como una única superficie o, como explica Neri Oxman, como “una única piel”.

Foto cc: Garry Knight

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.