Las implicaciones de la computación cuántica

computacion cuanticaLa computación cuántica aún está por llegar. Diferentes laboratorios, universidades y entidades, tanto públicas como privadas, investigan el desarrollo de una rama de la informática que podría aumentar sensiblemente la potencia de los sistemas actuales. Una de sus aplicaciones estaría relacionada con los derechos de copyright, que podrían quedar sin efecto legal.

La idea de la computación cuántica parece revestida de un halo de ciencia ficción. Los logros que se podrían llegar a conseguir con este modelo de funcionamiento están encaminados a aumentar sensiblemente el poder de procesamiento de la información.

La computación cuántica es un concepto que no utiliza bits, a diferencia de la computación clásica (la informática tal y como la conocemos ahora). La unidad de información básica es el qubit (‘quantum bit’ o bit cuántico). Ofrece otras dimensiones aparte, basadas en las propiedades cuánticas de un átomo. Se trata por tanto de un modelo directamente relacionado con la mecánica-cuántica.

Este modelo representa un salto exponencial respecto a la computación clásica. Un procesador actual funciona a unos 10 teraflops (unidad de medida que equivale a un billón de operaciones de cálculo por segundo) y esta marca puede ser alcanzada con un computador cuántico de sólo 30 qubits.

Sin embargo, la complejidad física convierte a la computación cuántica en un proyecto de difícil realización que va más allá de lo que hoy conocemos. Las investigaciones más punteras en este sentido están encaminadas a proporcionar un contenedor material para la teoría. Existe el problema del hardware, ya que hay que encontrar uno que sea capaz de soportar toda la potencia de este modelo y a la vez ofrecer una forma de gestionarla.

El hecho de almacenar la información también constituye una de las dificultades de la computación cuántica. A pesar de ello ya se ha logrado guardar durante un corto periodo de tiempo (menos de dos segundos) información en un qubit, en el interior de un núcleo de fósforo.

Para qué sirve la computación cuántica

La computación cuántica permitirá construir máquinas mucho más potentes que las que tenemos ahora. Aún no se sabe con certeza las aplicaciones concretas que puede tener esto. Los ejemplos teóricos que proponen los investigadores consisten en la resolución de problemas que impliquen cálculos exhaustivos.

Para descifrar un código, cualquiera que sea, el sistema que utiliza una máquina consiste en probar soluciones – ya sea en un orden concreto o aleatoriamente – hasta dar con la verdadera. Con un computador cuántico se podrían proponer muchas más respuestas para el enigma y se reducirían drásticamente los tiempos para resolver el problema.

Una de las aplicaciones que podría tener la computación cuántica, que da idea de su enorme potencial, tiene que ver con los derechos de propiedad intelectual. Desde algunas fuentes se apunta que la enorme capacidad de cálculo de la computación cuántica permitiría burlar las leyes de copyright.

Las bases de las leyes del copyright se fundan en la creatividad y la originalidad de los autores. Sin embargo, como en muchas otras ocasiones, puede que la tecnología se adelante aquí a la legalidad. La computación cuántica podría llegar a calcular todas las posibilidades de combinar la información para generar cualquier obra.

Las leyes contra la piratería, que defienden los derechos de autor, quedarían sin efecto, obsoletas ante el avance de la tecnología. Toda la información contenida en una película, con el mismo orden, podría ser generada por un computador cuántico con la suficiente potencia. Realizando cálculos masivos de forma aleatoria se llegaría finalmente a crear esa misma película.

Imagen Wikipedia

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top