Tecnología

Hokusai Great Wave: entramos en uno de los mayores supercomputadores de Japón

Es el 97º supercomputador más potente del mundo: el Hokusai Great Wave es una de las joyas de la corona de la ingeniería informática japonesa.

En las cercanías de Tokio, concretamente en la localidad industrial de Wako, se levanta la sede principal del RIKEN, una de las instituciones científicas más importantes de Japón y que abarca ámbitos tan diversos como las ciencias naturales o el tema que nos ocupa: la supercomputación.

No en vano, esta organización posee varios de los mayores supercomputadores del planeta y es un referente en innovación abierta con la industria privada para el impulso de este tipo de tecnologías con gran capacidad de procesamiento.

En Wako, el RIKEN no posee su mayor supercomputador por tamaño o potencia, pero sí uno de los más interesantes porque es un auténtico exponente de las posibilidades de este segmento de la tecnología.

Se trata del Hokusai Great Wave, el 97º supercomputador más imponente del mundo según la prestigiosa lista TOP500. El sistema cuenta con un total de 34.560 núcleos capaces de procesar hasta 989.6 TFlop por segundo.

hokusai-great-wave (1)

En él se realizan simulaciones del Big Bang, análisis predictivos sobre desastres naturales (especialmente terremotos, muy habituales en el país nipón) y modelos sobre el cambio climático y su impacto en las cosechas o en el medio ambiente.

Resuelve un problema matemático sin respuesta durante 35 años

Pero el Hokusai Great Wave no olvida otras funciones más comerciales de la supercomputación, como puede ser el modelaje y diseño de coches (principalmente en torno a las simulaciones aerodinámicas del chasis) o la salud, donde están investigando nuevas formas de monitorizar y gestionar en tiempo real los parámetros vitales del ser humano para tomar mejores decisiones médicas, tanto reactivas como preventivas.

hokusai-great-wave (3)

Unas 300 personas utilizan habitualmente este supercomputador, del que además se pueden aprovechar otros muchos profesionales e investigadores, ya que el Hokusai Great Wave está conectado a la red de supercomputación del RIKEN, compartiendo recursos con otras grandes instalaciones, como el K Supercomputer (creado por Fujitsu e instalado en la sede del RIKEN Advanced Institute for Computational Science en la ciudad de Kobe), ante determinados retos de gran envergadura.

Tecnología de vanguardia

El Hokusai Great Wave utiliza sistemas de computación paralela masiva (MPC, Massively Parallel Computer)  con varios servidores Fujitsu PRIMEHPC FX100, equipados con procesadores SPARC64 Xlfx (con 1.080 nodos y 32 núcleos por nodo) y sistemas de almacenamiento de alto rendimiento de IBM.

Su banda de comunicaciones está basada en tecnología de Intel, con 480 Gb por segundo de transmisión máxima; mientras que su sistema operativo es XTCOS, una edición específica de Linux para los equipos FX100.

Como complemento a esta tecnología principal, el supercomputador de RIKEN también cuenta con varios Application Computing Servers (ACS) de Fujitsu (ejecutando una versión de Red Hat Enterprise Linux 6). y servidores de front-end que permiten a los investigadores desplegar sus propias aplicaciones y ejecutar sus consultas a este enorme y gigantesco supercomputador.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.