Tecnología

Guido van Rossum, creador de Python, dimite como líder del equipo de desarrollo

Escrito por Marcos Merino

Tras tres décadas guiando los destinos de uno de los lenguajes de programación más populares (y recomendado para principiantes), las constantes discusiones sobre su evolución le han convencido de la necesidad de ‘jubilarse’ del puesto.

En diciembre de 1989, el programador neerlandés Guido van Rossum se encontraba aburrido durante las vacaciones navideñas (“mi oficina iba a estar cerrada y no tendría más que mi ordenador de casa a mano”), así que se le ocurrió dedicar su tiempo a hacer lo que cualquier persona normal haría en esas circunstancias: “decidí escribir un intérprete para el nuevo lenguaje de scripting que había estado ideando, un descendiente del lenguaje ABC que le gustaría a los hackers de Unix”.

Bueno, ciertamente no es la opción más habitual, pero gracias al aburrimiento de Van Rossum hoy los programadores de todo el mundo pueden contar con el lenguaje Python (denominado así en honor a los Monty Python), lanzado en 1991 y que hoy en día es uno de los lenguajes más utilizados (el séptimo más popular, según la última encuesta de Stack Overflow).

¿Cuál es el mejor lenguaje de programación?

En los 29 años siguientes, Van Rossum se ha mantenido como “dictador benevolente vitalicio” del proyecto Python, marcando las directrices de la evolución del lenguaje, supervisando y aprobando personalmente cada propuesta de cambio, lo cual le ha permitido imprimir su política conservadora (pocos cambios, buscando siempre la compatibilidad con las versiones anteriores) a Python. Pero eso también ha creado polémicas.

Y Rossum, que ya cuenta con 62 años y que desde 2013 se gana el pan trabajando para Dropbox, se ha cansado: tras el debate en torno a un cambio recientemente aprobado relativo a la sintaxis de asignación de variables del lenguaje, ha decidido abdicar de su ‘dictatorial’ puesto. Y se ha negado, además a nombrar un sucesor (o, meramente, a proponer un método de elección del mismo).

Así, en un mensaje escrito a la lista de correo el pasado jueves afirmaba que “No quiero tener que pelear tan duro por una Propuesta de Mejora y descubrir que tanta gente desprecia mis decisiones: me he sentido abrumado por la cantidad de comentarios que he recibido sobre la Propuesta de Mejora 572. […] Estoy cansado y necesito un descanso muy largo. […] Todavía permaneceré por un tiempo como un desarrollador más del núcleo, y seguiré disponible para guiar a la gente, posiblemente más disponible [que ahora]. […] Básicamente me estoy cogiendo unas vacaciones permanentes de mi puesto de Dictador Benevolente Vitalicio, y tendréis que volar solos […] y resolver algo por vosotros mismos. […] Así que, ¿qué vais a hacer? ¿Crear una democracia? ¿una dictadura? ¿una federación?“.

Imagen | Doc Searls 

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.