Tecnología

La app de citas Grindr comparte con terceros datos del estatus VIH de sus usuarios

Grindr comparte con terceros datos de VIH de sus usuarios sin permiso

Nueva polémica con la vulneración de la privacidad de los datos de los usuarios: una investigación revela que la famosa aplicación de citas gays Grindr compartió con terceros datos de VIH de sus usuarios sin permiso de los mismos.

Cuando el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica en el que se vieron involucrados los datos de 50 millones de usuarios usados sin permiso para fines comerciales y políticos todavía está caliente, una nueva investigación vuelve a abrir en canal el peliagudo tema de la información que manejan las aplicaciones sobre sus usuarios, el uso fraudulento e ilícito de los datos y la vulneración de la privacidad. El caso nos lleva hasta la popular aplicación de dating Grindr, centrada en los encuentros gays, y que habría compartido datos sobre el estatus de VIH de sus usuarios con terceros sin informarlos. 

La compañía que ha detectado el problema es la noruega Sintef, mientras que la investigación ha sido recogida por diversos medios como los estadounidenses Buzzfeed y Techcrunch. Todo parece indicar en un primer momento que la filtración se produjo sin fines comerciales a las firmas Apptimize y Localytics, dedicadas a optimizar aplicaciones y en este caso, a mejorar el software de Grindr, que habría compartido con ellas datos sobre el estatus VIH de sus usuarios, además de su ubicación GPS o la fecha de la última prueba. En la actualidad, la aplicación de citas suma más de 3,6 millones de usuarios activos en todo el mundo.

Tinder sabe cosas de ti que jamás imaginarías, ¿quieres averiguarlas?

Entre otros datos revelados por Grindr a ambas compañías se encontraría la identidad del teléfono móvil, género, edad, “tribu” (subcultura gay), interés del usuario (amistad o relación) o correo electrónico. Además, los datos se facilitaron mediante “texto sin formato” o sin encriptar, lo que los hace vulnerables a piratas informáticos, según reveló la investigación.

“El estado de VIH está vinculado a toda la otra información. Ese es el problema principal”, apuntó Antoine Pultier, investigador de SINTEF, a BuzzFeed News. Esto sucede porque la información sobre el “Estado de VIH” se solicita al usuario al registrarse dentro del apartado Salud Sexual, en el que también se puede aportar la fecha del último examen médico. Los investigadores temen que al asociar la información sanitaria con otros datos como la localización y la dirección de email, los usuarios puedan ser fácilmente identificados, sin haber dado permiso para la cesión de sus datos.

Las reacciones no se han dilatado en llegar. Cooper Quintin, del equipo de tecnología e investigación en seguridad de la organización Electronic Frontier Foundation, indicó a BuzzFeed News que esa “es una práctica especialmente mala que puede poner su la seguridad del usuario en riesgo” y acusan a la compañía de traicionar a la comunidad LGBT. En el terreno del activismo, James Krellenstein, integrante del grupo defensor de personas con sida ACT UP New York, ha calificado el suceso como una “violación extremadamente, extremadamente flagrante de los estándares básicos”, que hace todavía más vulnerable a un segmento de la población ya de por si discriminado.

Desde Grindr, Scott Chen, uno de los principales responsables, indicaba a través de Tumblr lo siguiente: “como empresa al servicio de la comunidad LGBTQ, entendemos hasta qué punto puede ser sensible la revelación de información sobre el estatus VIH“, reconociendo que la cesión de los datos podría suscitar inquietudes y recalcando que el objetivo de la herramienta siempre ha sido promover la salud y la seguridad de nuestros usuarios en todo planeta.

Por último, Chen ha intentado fomentar la calma recordando que los datos “están sometidos a cláusulas contractuales estrictas de confidencialidad” y que los usuarios tienen oportunidad de escoger si indican o no en su perfil su estatus VIH.

Fuente | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.