Aplicaciones Tecnología

Google prueba en Israel su servicio para compartir coche

waze_cc
Escrito por Redacción TICbeat

El gigante de Internet usa la tecnología de Waze, adquirida en 2013, para poner en marcha un servicio de conducción eficiente.

Parece que, después de algunos acercamientos por la tangente, Google se lanza por fin a la competencia con Uber a través de su propio servicio de uso compartido de vehículos, que el gigante de Internet ha empezado a probar esta misma semana en la ciudad israelí de Tel Aviv.

El sistema permitirá que quienes se desplazan cada día a su puesto de trabajo o de regreso de éste sean capaces de compartir vehículo –ya sea como conductores o como pasajeros– en cualquiera de los dos trayectos. Esto es posible gracias a la tecnología de Waze, la startup especializada en mapas del tráfico que Google adquirió por 1.000 millones de dólares en 2013.

Los conductores usarán la app Waze para buscar acompañantes cuya ruta coincida con la suya, mientras que los pasajeros emplearán la nueva aplicación de la compañía, llamada Ridewith, para encontrar a quien pueda llevarles.

Con el fin de cubrirse las espaldas en un momento en el que la legalidad de la actividad de Uber está siendo cuestionada en no pocos lugares del mundo, el equipo de Google ha establecido algunas limitaciones a este nuevo servicio que lo puedan proteger de posibles prohibiciones.

En primer lugar, la aplicación solo permitirá pagar a los conductores –algo que será posible vía móvil con tarjeta de crédito– por el consumo de combustible y los costes de mantenimiento del vehículo. Por otra parte, el servicio limitará el número de desplazamientos diarios permitidos para cada conductor a dos, y restringirá cualquier ruta compartida que no sea la de ida o vuelta del trabajo. La estrategia, por tanto, es la de orientar el servicio a la descongestión y eficiencia del tráfico en las horas punta.

Así lo ha afirman desde la propia compañía en un comunicado oficial vía email que recoge The Wall Street Journal: “RideWith solo es un experimento en la zona de Tel Aviv que no pretende competir con Uber; no es más que una plataforma que quiere servir para que los conductores locales se ayuden los unos a los otros en las horas de mayor tráfico”.

Cuando Google compró, en junio de 2013, la startup responsable del desarrollo de la app homónima de tráfico y navegación por crowdsourcing, otras grandes tecnológicas, como Apple y Facebook, ya se habían interesado por ella previamente. Entre otras funciones que ofrecen datos útiles acerca de los puntos de congestión, los accidentes de tráfico o los puntos de control, Waze también incluye una alerta que indica a sus usuarios en el mapa si se están acercando a una zona vigilada por las autoridades por varias razones, desde controles de alcoholemia hasta operaciones de dirigir el tráfico después de un accidente.

Ya en el momento de la compra muchos señalaron el interés que las bases de datos de Waze podían tener para que Google fuera capaz de detectar, por ejemplo, las rutas más frecuentes en coche de sus usuarios. Lo que todavía no estaba tan claro entonces es que su uso fuese a derivar, como parece que sucederá, en el uso compartido de vehículos.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.