Tecnología

Google Penguin cambia de traje, ¿estás preparado?

SEO_barcelona
Escrito por Autor Invitado

La próxima actualización del algoritmo del buscador se centra en eliminar los enlaces ‘spam’. ¿Cómo afecta eso a nuestro sitio?

Una actualización, un aviso o a veces ni eso, y en solo unas horas multitud de SEO de todo el mundo comienzan a trabajar en destripar el nuevo algoritmo de Google. Pero ¿y si pudiéramos adelantarnos a los próximos pasos? En realidad, no debería ser una tarea difícil, se supone que ambos tendríamos que estar alineados en darle al usuario lo más relevante para su búsqueda.

En un intento por adelantarnos a lo que vendrá, BruceClay.com nos propone una teoría: “La próxima actualización de Google Penguin, de la que se espera llegue a finales de año, eliminará los enlaces spam de manera contundente a través de la eliminación de las señales asociadas con backlinks inorgánicos”. Es decir, los enlaces que se hayan conseguido de manera no natural no contarán más como señal de ranking. Esto supone que el algoritmo de Google es cada vez más inteligente y es capaz de identificar todos estos enlaces por sí solo, sin ayuda.

Actualmente, cuando Google identifica una cantidad elevada de enlaces inorgánicos hacia nuestro site, nos envía un aviso de penalización. Una vez avisados, nuestro trabajo consiste en identificar esos enlaces y enviar a Google un listado identificándolos y resumiendo los intentos de eliminación de los mismos. Si la actualización de Google Penguin de final de año es capaz de identificar todos estos enlaces por sí misma, ya no será necesario enviar este documento, pues simplemente el algoritmo no los tendrá en cuenta.

En realidad no se trata más que del paso siguiente. Google ya era capaz de identificar estos enlaces, si no, ¿cómo podría mandarnos este aviso? Lo que ha estado realizando desde la anterior actualización es comprobar si los enlaces que él identifica se corresponden con los que enviamos. ¿Y qué supone esto?

Las mejoras que vendrán con la nueva actualización de Google Penguin

En primer lugar, no merece la pena (algo que ya sabíamos) trabajar en la consecución de enlaces no orgánicos. Si antes nos arriesgábamos a una posible penalización en caso de que Google los descubriera, ahora ya los identificará en el mismo momento en el que surjan y no obtendremos ninguna mejora en los rankings gracias a ellos. Trabajar en la consecución de este tipo de enlaces no será productivo, ni siquiera temporalmente. Debemos unificar nuestros esfuerzos en crear contenidos relevantes con una calidad tan alta que sean capaces de conseguir enlaces de manera natural. Contenido que los usuarios quieran compartir y que otros sites quieran mencionar. Aunque dicho sea de paso, la calidad de nuestro trabajo no debería estar supeditada al temor a las consecuencias negativas.

Por otro lado, ¿quién no ha sido víctima alguna vez del SEO negativo? En muchas ocasiones los sites invertían una gran cantidad de recursos en hacer las cosas bien y luego se veían sometidos a una campaña de SEO negativo por parte de su competencia, que se había encargado de captar enlaces en sitios perjudiciales hacia ellos. Hacer una campaña de SEO negativo es relativamente sencillo ya que la consecución de enlaces perjudiciales o de mala calidad puede hacerse de forma sencilla a través de la compra de enlaces.

Un paso más allá

Pero ¿y si, como imaginan en BruceClay.com, esta nueva actualización del algoritmo fuera un poco más allá? ¿Qué pasaría si los esfuerzos invertidos de Google en el entendimiento semántico de la web pudieran incluirse aquí? Google Hummingbird y el Knowledge Graph han trabajado en entender la relación entre las palabras clave. Y ahora ¿será Google capaz de identificar aún en mayor profundidad la relación semántica que existe entre los enlaces y los contenidos reales de las páginas que los contienen? Entonces la autoridad que se pasa de una página a otra a través de un enlace podría depender en gran medida de eso. La autoridad de una página sería importante pero podría ser lo más aún la relación existente entre ambos sites.

¿Las trampas son parte del juego?

Soy ferviente defensora de que las trampas son parte del juego. Eso sí, teniendo en cuenta que siempre debemos ser conscientes de los riesgos y beneficios en caso de que seamos o no pillados. En los juegos de mesa, mi decisión es siempre la misma, si tengo la oportunidad, la aprovecho. Sin embargo en SEO, donde las cosas van siempre tan lentas, donde los avances solo se hacen poco a poco y las caídas vienen de golpe, nunca me ha gustado intentar coger un atajo. Me gusta sacar lo mejor de mi trabajo para hacer un buen site, y en el caso del linkbuilding, no lo practico desde mis inicios.

Lo ideal sería que todos pudiéramos olvidarnos de Google de una vez por todas. Como comentaba al principio, se supone que nuestros objetivos son los mismos. Ofrecer al usuario el resultado más relevante para su búsqueda y todas nuestras acciones deberían estar supeditadas a ese criterio. Si no pensásemos que hay algo que estamos haciendo mal, no tendríamos miedo a las penalizaciones. Si no pensásemos que hay algo que podemos hacer mejor, no tendríamos miedo a los cambios en el algoritmo.

Google Penguin cambia de traje, ¿estás preparado?La autora de esta entrada es María Leal, Senior SEO Manager de DigitasLBi.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado

  • EnlacesBolivia

    Excelente nota…a esperar que hará google con nuestros sites.